Nuevos enfrentamientos estallaron este viernes en Hamburgo entre policías y manifestantes antiglobalización, que incendiaron algunos vehículos policiales, y dejaron 111 heridos entre las fuerzas de seguridad, según la agencia de prensa alemana DPA, además de 29 personas arrestadas y 15 puestas en detención preventiva.

De acuerdo a las autoridades, hasta 100.000 personas podrían salir a las calles de Hamburgo, donde este viernes se reúnen por primera vez Vladimir Putin y Donald Trump.

Por ello, desplegaron en Hamburgo a casi 20.000 policías venidos de toda Alemania como medida antiterrorista y para evitar la violencia de las cerca de 30 marchas convocadas.

En este marco, manifestantes impedían este viernes a Melania Trump, la esposa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salir de la residencia oficial en la que se encuentra durante la celebración en Hamburgo de la cumbre de líderes del G20, informó DPA, que citó a un vocero de la primera dama estadounidense.

Embed

"Hasta ahora la Policía no nos ha dado el ok de seguridad para poder abandonar la residencia" declaró una vocera de la primera dama estadounidense.

El bloqueo por el que se vio afectada le impidió unirse con puntualidad al programa de los acompañantes del G20 en el que participan las mujeres y maridos de los mandatarios y que tiene como anfitrión al esposo de Angela Merkel, Joachim Sauer.

Melania Trump no pudo, por lo tanto, participar en el paseo en barco que estaba previsto que todos los "consortes" de líderes del G20 realizaran por la mañana, mientras sus parejas se reúnen en la primera sesión de trabajo.

No obstante, se espera que la primera dama de Estados Unidos se pueda sumar a la comida conjunta que figura como segunda actividad en el programa de acompañantes y que posteriormente visite el Centro Alemán de Investigación Climática, un organismo que estudia el clima mediante computación de alto rendimiento.

La esposa de Trump no fue el único miembro de la delegación estadounidense que sufrió los inconvenientes de las protestas. También el secretario de Estado del país norteamericano, Rex Tillerson, se encontró en su camino con unos 500 encapuchados cuando se disponía a cumplir con su agenda del día.

Al paseo en barco por el Elba sí acudieron, entre otros, la mujer del presidente francés Emmanuel Macron, Brigitte Macron, y el marido de la premier británica Theresa May, Philip May.

Asimismo, estuvo también presente la primera dama canadiense, Sophie Grégoire Trudeau, que acudió acompañada por su hijo pequeño Hadrien.

En esta nota