Los 1.300 millones de pesos que se le sumó al presupuesto para el área de Ciencia y Tecnología no alcanzó para lo que proyectó la cartera que dirige Lino Barañao. Tal es así, que su subsecretario de Coordinación Administrativa, Rodolfo Blasco, señaló que la diferencia entre lo que el Ministerio pidió y lo que la Cámara de Diputados aprobó "es de 3,5 millones de pesos, es decir, 40 por ciento menos".

"La formulación que hicieron desde el Ministerio no fue la que el Ejecutivo remitió al Congreso y tampoco es la que el Congreso votó", explicó Blasco en diálogo con Lanata sin filtro (Radio Mitre) responsabilizando al gobierno de Mauricio Macri por el recorte. Pese a que aseguró que desde la cartera no buscaban un recorte en Ciencia y Tecnología, no se mostró crítico de la decisión: "El presupuesto es una negociación y como tal tiene subas y bajas. Tenemos una visión del sector y alguien con una visión más global considerara que así está bien el presupuesto".


En diálogo con El Destape, el diputado del Parlasur Daniel Filmus cuestionó: "Las declaraciones concuerdan con la evaluación del impacto que tendrá este ajuste sobre las dificultades que enfrentarán las investigaciones en marcha en áreas tan importantes como satélites, radares, energía nuclear, tecnología agropecuaria e industrial, bio y nanotecnología y la dificultad de incorporar nuevos becarios e investigadores en el Conicet".

Y cerró: "Esta última quizás es la consecuencia más grave: nuevamente muchos de nuestros mejores científicos se verán obligados a emigrar poniendo en juego el futuro de la ciencia argentina".

Embed