En el séptimo fin de semana largo del año, unas 940.000 personas viajaron por la Argentina, una cifra similar a la del año pasado, pero las ventas cayeron un 5% en la misma comparación, con un gasto total de $ 1.734 millones.

"A pesar del clima y las mayores dificultades financieras, viajó igual cantidad de gente que en el mismo fin de semana de 2015, aunque hubo un declive en el comercio vinculado al sector", consideró en su informe la CAME. Según el habitual sondeo de la entidad empresarial, el gasto medio diario del fin de semana se ubicó en $ 615 por turista y la estadía promedió los 3 días.

LEER MÁS: El Gobierno definió que pasará con los feriados en 2017

La mayor parte de los turistas que viajó lo hizo por ocio, esparcimiento o para participar en algún evento deportivo, cultural, gastronómico o profesional y muchas familias aprovecharon el fin de semana para realizar las reservas de alojamiento para el verano.

Aunque más gente viajó, según el relevamiento de ventas realizado en 40 ciudades del país, los comercios y prestadores de servicios vinculados al turismo de las localidades receptivas reportaron, en promedio, una caída de 5% en las ventas (medidas en cantidades) frente al mismo fin de semana del año pasado. "La baja es bastante suave en relación a cómo vienen las ventas minoristas. Ayudaron las promociones lanzadas principalmente por las cabañas y hoteles", indicaron desde la entidad pyme.

En lo que va de 2016, ya hubo siete fines de semanas largos (carnaval, Semana Santa, Día de la Bandera, Día de la Independencia, homenaje a San Martín, Diversidad Cultural y Soberanía Nacional) donde viajaron 8,4 millones de turistas con pernocte y generaron un movimiento financiero directo de 15.269 millones en las economías regionales.

Para la CAME, "el séptimo fin de semana largo del año dejó un buen balance en cuanto a la cantidad de turistas que a pesar de los pronósticos climáticos inestables y de las dificultades económicas, salieron a recorrer el país".

"Hubo mucho turismo buscando reservas para el verano, especialmente en la costa argentina, donde las familias salieron en busca de mejores precios que los ofrecidos a la distancia", agregó la entidad que conduce Osvaldo Cornide.

Casi la mitad de los turistas se concentraron en la Provincia de Buenos Aires, seguida por Córdoba y el resto se dispersó por Entre Ríos, Mendoza, Salta, Tucumán, Misiones, Santiago del Estero o la Patagonia, aunque en mayor o menor medida, todas las provincias recibieron visitantes durante el fin de semana.

Pero más allá de las buenas expectativas, las familias fueron muy prudentes en sus decisiones de gastos y por eso las ventas se mantuvieron en promedio 5% por debajo del mismo fin de semana del año pasado (medidas en cantidades).

En esta nota