El economista del Fondo Monetario Internacional (FMI) especialista en Argentina, Roberto Cardarelli, dijo hoy que los salarios subirán un 25% este año en la Argentina, menor que la inflación. El organismo ya había pronosticado una inflación mayor y un crecimiento menor que el esperado por el gobierno de Mauricio Macri.

Según Cardarelli, el costo de vida se incrementará un 25,6%, es decir, medio punto por encima de los sueldos. El año pasado, la mayoría de los acuerdos paritarios se cerraron entre un 30 y un 35%, cuando el alza de precios fue del 40%. Sería, entonces, el segundo año consecutivo de pérdida de poder adquisitivo de parte de los asalariados durante el gobierno de Macri.

Cardarelli, el economista del FMI que sigue de cerca la macroeconomía de la región y de la Argentina precisó que la inflación promedio para el año será 25,6%, asumiendo que "el aumento nominal de los salarios en 2017 será 25%". "Si el incremento de los salarios fuese menor que lo que prevemos, habría una gran chance de que la inflación a fines de 2017 termine más cerca de la meta del Banco Central", dijo el funcionario internacional.

El referirse a la suba de tasas que realizó el Banco Central como parte de su combate de la inflación, Cardarelli analizó que la suba del costo de vida y el comportamiento de la actividad de 2017 dependerán de lo que suceda con la tasa de interés real. "Si las expectativas de inflación no cambian mucho, y las tasas reales son verdaderamente altas y de forma permanente, entonces esto facilitará la convergencia a la inflación a la meta del BCRA", agregó en declaraciones a un matutino porteño.

Las consultoras privadas analizaron a principios de 2017 que los salarios de los argentinos habían perdido entre 6 y 10 puntos porcentuales de poder de compra en 2016 porque fueron superados por la inflación, que cerró ese año en torno al 40%.

Esta situación fue denunciada por los gremios e incluso fue una de la causas que llevó a la Confederación General del Trabajo (CGT) al realizar una huelga general que paralizó el país el 6 de abril último. El Gobierno de Mauricio Macri dice que los salarios terminaron 2016 empatados con la inflación e impulsa para este año una pauta salarial de entre 17% y 18%, lo que es rechazado por los principales gremios, que ya están cerrando en el 20% con cláusula gatillo.