La jueza Martina Forns dispuso la suspensión del inicio de las operaciones de las aerolíneas de bajo costo en el aeropuerto de El Palomar hasta tanto sea analizado un estudio de impacto ambiental y se evalúe si podrían quedar afectados eventuales pruebas judiciales en causas por delitos de lesa humanidad, por tratarse de un sitio protegido por la Ley de la Memoria.

La decisión de la magistrada del Juzgado Federal en lo Civil y Comercial y Contencioso Administrativo número 2 de San Martín sostiene que, si bien no hizo lugar una cautelar para que se frenaran las obras en El Palomar planteada por vecinos de Morón y Hurlingham, sí condicionó el inicio de la operatoria de las líneas de bajo costo a los resultados de una evaluación ambiental y una judicial.

De todos modos, avaló que continúen las obras de remodelación que se están realizando en esa estación aérea de la provincia de Buenos Aires, con vistas a que en febrero próximo pueda comenzar a operar orientado a las 'low cost', según las previsiones del Ministerio de Transporte.

De hecho, por un lado, la magistrada requirió al Organismo Regulador del Servicio Nacional de Aeropuertos (ORSNA) que evalúe un estudio del impacto ambiental de las obras y de la operatoria que allí tendrían las aerolíneas de bajo costo.

En tanto, por otro lado, pidió a los jueces federales Néstor Barral y Daniel Rafecas que respondan los oficios enviados donde se hace referencia a la supuesta violación a la Ley de Sitios de Memoria denunciada por organismos de derechos humanos.

Con su resolución, Forns impide de hecho que la empresa FB Líneas Aéreas SA, denominada FlyBondi, pueda iniciar por el momento las operaciones en ese lugar, tal como tenía previsto la compañía.

De hecho, el CEO de Flybondi, Julian Cook, tenía previsto anunciar hoy el inicio de la venta de pasajes para sus vuelos desde Córdoba y Buenos Aires, con lo cual la empresa, tras la decisión judicial, sólo podrá volar desde la capital mediterránea.

La jueza había realizado el lunes último una inspección ocular en el aeropuerto de El Palomar, en la que determinó que dentro de la base militar funciona una escuela técnica que está situada a 50 metros de la plataforma. Además, se hallaron dos polvorines a pocos metros de la pista de aterrizaje.

Se trata de dos arsenales donde se acopiaban municiones de guerra, uno instalado a 50 metros de la pista y otro a 100 metros.