Los gases lacrimógenos y el gas pimienta que tiró este jueves por la mañana Infantería de la policía bonaerense dejó sin respirar e irritó los ojos de los trabajadores de Pepsico que mantenían tomada la empresa así como los de los trabajadores de prensa y dirigentes de la oposición.

Pero no fueron los únicos afectados. Las cámaras de televisión se concentraron en la violenta represión que ocurría sobre la intersección de las calles Roca y Posadas, en Florida, partido bonaerense de Vicente López, pero a sólo una cuadra de allí cientos de niños y bebés debieron ser asistidos por culpa de esos gases y, además, a causa de una pérdida de gas que se generó en el interior de la fábrica de Pepsico.

Según supo El Destape, durante la represión se rompió un caño de gas en la fábrica, lo que agravó la situación en la zona por los gases que tiraban los efectivos: así respirar era imposible y los niños sufrieron las consecuencias.

"Tuvo que evacuarse la escuela primaria que cuenta con un jardín maternal. No sabemos a causa de qué se rompió el caño de gas, pero fue durante la represión. Quizás fue un accidente entre tiros y palos, pero a causa de eso, se tuvo que evacuaron a los niños del primario y sobretodo hubo un alto despliegue con los bebés del maternal. Imagínate lo que era respirar ahí adentro", contó una trabajadora de la municipalidad de Vicente López a este portal.

En esta nota