Florencia Kirchner, la hija de la ex presidenta Cristina Kirchner, presentó un escrito al juez federal Claudio Bonadio, en el marco de la causa "Los Sauces", y se retiró de los tribunales de Comodoro Py.

En el texto, dijo ser víctima de "una persecución política por ser la hija de los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner". "La única y verdadera causa por la que se me llama a prestar declaración indagatoria es por ser la hija de Néstor y Cristina", sostuvo Florencia.

Además, la hija de la ex mandataria se quejó de que el sueldo de unos 50 mil pesos mensuales que percibe de la empresa Los Sauces está embargado y evaluó que la Justicia no puede adoptar esa medida.

La joven no declaró ante el magistrado, informaron a DyN fuentes judiciales, y solo estuvo diez minutos en el lugar, sin tomar contacto con los militantes kirchneristas que concurrieron. También asistieron Hebe de Bonafini, Andrés "Cuervo" Larroque, Edgardo Depetri y Mariano Recalde.

A las 10 está prevista la indagatoria de Máximo Kirchner, diputado nacional y líder de la Cámpora.

Un operativo de seguridad fue montado en el edificio de los tribunales federales, compuesto por unos 500 gendarmes y más de 100 policías federales, apostados tanto dentro como fuera del edificio de tribunales, que se encuentra totalmente vallado.

En tanto, el cuarto piso, donde el juez Bonadio tiene su despacho, estaba parcialmente bloqueado para evitar el contacto de la prensa y de curiosos con los hijos de la ex presidenta Cristina Kirchner, quien deberá declarar mañana.

A su vez, los primeros manifestantes hacían su ingreso esta mañana a la zona por una calle de acceso lateral a los tribunales. Hay alrededor de 300 militantes de varias agrupaciones kirchneristas, junto con diputados nacionales y sectores de la CGT.

Embed