El fiscal federal Gerardo Pollicita pidió este martes el embargo preventivo sobre los bienes de Máximo y Florencia Kirchner, en el marco de la causa donde se investigan maniobras de lavado de dinero en el caso Hotesur.

Fuentes judiciales informaron que el fiscal solicitó el embargo de 16 inmuebles, tres sociedades (Hotesur, Los Sauces, COMASA) y un vehículo.

"Realizaron distintas operaciones sobre la numerosa cantidad de bienes que integran el acervo hereditario del ex presidente Néstor Kirchner y sobre los bienes de la sociedad conyugal, que implicaron el traslado de la titularidad sobre los mismos", indicaron.

En ese sentido señalaron que Fernández "decidió ceder y transferir a sus hijos —y estos aceptaron— la totalidad de los derechos sucesorios y de los bienes gananciales, el 10 de marzo de 2016".
Y subrayaron que esa maniobra se produjo "pocos días después de que el titular del Juzgado número 11 del fuero (Claudio Bonadio) la convocara a prestar declaración indagatoria".

Destacaron los fiscales que la donación incluyó "todos los bienes, derechos, activos financieros y acciones que le correspondían en el acervo sucesorio, así como también su parte de los bienes gananciales" Por lo que la ex presidenta, agregaron, reservó "para sí únicamente el usufructo vitalicio de dos de ellos, mientras que sus hijos ese mismo día, pero ante otro notario, aceptaron y agradecieron la donación realizada por su madre".

Pollicita y Mahiques recordaron que Fernández ya tiene un embargo de 15 millones de pesos sobre sus bienes y que Florencia afronta el suyo por "los más de 5 millones y medio de dólares estadounidenses y más de 50 mil pesos hallados en las cajas de seguridad y en dos cajas de ahorro".