Finalizó el motín con toma de rehenes que se desarrollaba este viernes en una comisaría de la ciudad de Merlo y los presos fueron trasladados a otras dependencias.

La revuelta se registraba desde los primeros minutos del viernes en la Comisaría 3ª de Merlo, ubicada en Balbastro y Avenida San Martín, donde habría casi 30 reclusos.

En el lugar trabajan en estos momentos 60 efectivos junto con los bomberos y el grupo Halcón.

Según indicaron los familiares, todo comenzó con un conflicto entre los reclusos: uno le robó el celular a otro detenido y su compañero lo identificó.

Aparentemente, entre seis u ocho presos atacaron al detenido, lo ataron y lo golpearon.

Alrededor de las 4 de la mañana llegó el mediador a la comisaría, y junto con los agentes que se encontraban en el lugar llevaron al detenido que había sido atacado a otra celda, donde le curaron las heridas.

Sin embargo, ante el intento de terminar con el conflicto, los otros presos pusieron colchones frente a la celda donde lo habían apartado y amenazaron con prender fuego.

La comisaria tiene celdas de 4 por 6 metros y lugar para 20 reclusos, sin embargo, tal como sucede en muchos lugares, hay una superpoblación de detenidos y habría en el lugar alrededor de 30.

Las personas que se encuentran allí pidieron ser trasladados a un penal.

"Tenemos tres rehenes. Están todos bien", confesó "Anto", uno de los reclusos dentro de la comisaría, y agregó: "Hace tres días que no nos dan de comer".