La ex fiscal Viviana Fein, quien tuvo a su cargo la investigación de la muerte de Alberto Nisman, volvió a hablar tras meses de silencio y defendió su actuación en la causa, al tiempo que insistió con que para ella están vigentes las tres hipótesis que formuló durante su investigación: que el titular de la UFI-AMIA "se había suicidado, fue instigado al suicidio o lo habían matado".

No obstante, resaltó que en su momento no tuvo "ninguna prueba categórica y cierta de que fuera un acto homicida".En esa línea, descalificó la declaración ante la Justicia del ex director general de Operaciones de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) Antonio Horacio Stiuso en el sentido de que se trató de un asesinato, al sostener que el ex espía no presentó "elementos certeros" que avalaran su testimonio.

LEER MÁS: La curiosa teoría de Stolbizer sobre la muerte de Alberto Nisman

La ex fiscal, además, cuestionó los dichos de la ex esposa del titular de la UFI-AMIA, Sandra Arroyo Salgado, sobre la presunta "participación" del técnico informático Diego Lagomarsino en lo que ella cree que fue un crimen, al decir que no hay "prueba cierta" que lo involucre en "la muerte de Nisman".

"Yo sostenía que (Nisman) se había suicidado, que fue instigado al suicidio o que lo habían matado", rememoró Fein al defender sus once meses de investigación del caso, en declaraciones a radio Mitre.

LEER MÁS: La desafortunada frase de Arroyo Salgado sobre el gobierno anterior

Sin embargo, sostuvo: "No teníamos ninguna prueba categórica y cierta en la causa que yo investigué de que fuera un acto homicida. Estaba siempre a la espera de resultados que nunca llegaron, como el informe de la embajada de los Estados Unidos (en Argentina) con respecto a los mails (del titular de la UFI-AMIA)".La ex funcionaria del Ministerio Público agregó que ella no emitió dictamen durante su investigación porque "quería tener las pruebas necesarias para sustentar" un fallo.

En esta nota