Luego de un llamado que alertó al 911 sobre una bomba en Casa Rosada, la brigada de explosivos de la Policía Federal Argentina notificó que se trató de una "falsa alarma".

El edificio no fue desalojado en ningún momento y las actividades se realizaron con "absoluta normalidad". Fuentes oficiales marcaron que no se suspenderon ni las visitas guiadas de alumnos, programadas por las autoridades del Museo de la Casa de Gobierno.

El operativo policial, en busca de un artefacto explosivo, se dio tanto en el interior como en el exterior de la Casa de Gobierno.