El titular de la Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales de Electrónica (AFARTE), Federico Hellemeyer, advirtió este martes que deberán despedir a los empleados del sector si es que efectivamente el Gobierno elimina el arancel del 35 por ciento de productos informáticos, tal como fue anunciado oficialmente ayer.

En ese sentido, el empresario afirmó que sólo en Tierra del Fuego hay 500 puestos de trabajo afectados a ese rubro, pero dijo que también es grande en la provincia de Buenos Aires, donde hay empresas fabricantes del sector informático.

Embed

"Esto se da en un contexto del año donde la prosperidad del segundo semestre nunca llegó, y todavía está muy resentido el consumo de productos electrónicos. Una escapatoria sería afectar esas personas a la producción de otras líneas, pero estamos con volúmenes que no nos permite eso, por lo que de manera muy lamentable eso signifique la pérdida de los puestos de trabajo", expresó.

En declaraciones a radio La Red, Hellemeyer puso en duda además que la baja del arancel implique una reducción del 50 por ciento del precio de venta al público, ya que el cargo que sufren las computadoras, notebooks y netbooks que ingresan al país es del 35 por ciento.

"Esto se da en un contexto del año donde la prosperidad del segundo semestre nunca llegó"

Asimismo, explicó que hasta el momento el único diálogo que mantuvieron por el tema con el Gobierno fue con el Ministerio de Producción, y que en ningún momento se habló de la posibilidad de un plan oficial para resguardar las fuentes de trabajo.

Ayer, el Gobierno nacional anunció la eliminación del arancel del 35 por ciento para la importación de computadoras, notebooks y tablets a partir de marzo de 2017, con el objetivo de lograr una baja sustantiva del precio de venta de esos productos.

ensamble computadoras 2.jpg


A través de un comunicado, la cartera que conduce Francisco Cabrera estimó que alrededor de 1.000 trabajadores se verán afectados por la medida, pero dijo que el Ministerio está trabajando con su par de Trabajo, que lidera Jorge Triaca, para atenuar los efectos de la medida.

Según Producción, los trabajadores afectados "podrán participar voluntariamente del programa de transformación laboral para reorientar su carrera hacia los sectores más dinámicos, con demanda de empleo y oportunidades de competitividad genuina".

El sector dice que son 15.000 los empleos en riesgo mientras que desde el Gobierno se habla de un total de 4.900 trabajadores, de los cuales 1000 quedarían desempleados apenas se aplique la eliminación del arancel.