En una clara señal de que las reformas migratorias de Argentina levantaron el alerta con sus vecinos, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que enviará en "misión oficial" a su canciller a nuestro país para verificar cuál es la situación de sus ciudadanos tras la puesta en vigencia del DNU.

Según anunció el jefe de Estado en un acto realizado en Oruro, el canciller Fernando Huanacuni estará llegando a Argentina la semana próxima. Tendrá como objetivo ver la situación de los bolivianos que residen en el país. El Gobierno argentino ha puesto la lupa en la inmigración de este país, como así también en los paraguayos y peruanos, ya que las vinculó a las redes de narcotráfico.

"Hemos decidido que va a viajar a Argentina una comisión a la cabeza de la Cancillería, algunos ministros y el presidente del Senado (José Alberto Gonzales) para ver a nuestros hermanos en Argentina, cuáles son los problemas que tienen", dijo Evo, según el portal Terra.

LEE MÁS

Embed

Gonzáles fue uno de los funcionarios que se expresaron fuertemente contra el decreto anti-inmigratorio de Macri. Recientemente, apuntó contra la primera dama, Juliana Awada, y las denuncias que tiene en su contra por trabajo esclavo en los talleres donde se fabrica la ropa de Cheeky y Como Quieres Que Te Quiera, marcas que son de su propiedad. "¿Qué harán la esposa de (Mauricio) Macri y las grandes marcas sin bolivianos en sus talleres?", disparó.

Embed

A su vez, Morales señaló que ha escuchado "palabras de algunas autoridades de nivel inferior desde Argentina" que, a su juicio, intentan causar malestar entre ambos países.

Esta semana, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial el DNU que modifica la Ley de Migraciones. La misma establece un proceso sumario para expulsar extranjeros si cuentan con un procesamiento en la Justicia. Es decir, cuando aun son inocentes. Una vez deportados, no pueden volver a ingresar por al menos ocho años.