Hablar de Miguel Ángel Estrella es sinónimo de nombrar a uno de los pianistas más talentosos del mundo; es decir de un hombre que con su piano es capaz de llegar al corazón.

Fue preso de la dictadura, lo torturaron, la pasó mal pero todo eso lo capitalizó en multiplicar su compromiso con quienes menos tienen, y por eso es común encontrarlo tocando en cárceles, en hospitales, en centros de refugiados o en grandes teatros y escenarios de lujo. Nació en San Miguel de Tucumán y tuvo la revelación del piano a los 12 años al descubrir a Chopin, cuando su padre lo llevó a un concierto de la Orquesta Sinfónica de esa ciudad. Para este artista la música enriquece la forma de ver, de entender y de vivir el mundo.

- ¿Me cuenta por qué su apellido es Estrella?

-Mis abuelos, maronitas del sur del Líbano, se llamaban Nayem, que en árabe significa estrella o astro. Otro día te cuento el largo e imposible diálogo entre mis abuelos hablando solo en árabe y los funcionarios argentinos de la Aduana.

-En algunas semanas será protagonista de un ciclo junto a Horacio Lavandera. Dos generaciones haciendo música "de mi pueblo" ¿Qué le significa este encuentro generacional en un escenario?

-Es bueno esto de dos generaciones haciendo juntos un camino de complicidad musical y político social. Horacio, ademas de talentoso, es un artista inteligente y pensante. Lo siento por su curiosidad intelectual y política que desea ardientemente conocer detalles de lo que era el mundo cultural de los 70 que el no vivió.

-¿Cuáles fueron los colores musicales de su infancia en Tucumán? ¿Quedaron para siempre?

-Sobre todo Atahualpa Yupanqui, a quien conocí desde niño en Tucumán y fuimos estrechamente amigos hasta que dejó este mundo. Lo considero uno de mis maestros de la vida por su autenticidad y la enorme poesía que hay en sus letras. Desde niño canté casi todas sus canciones. También canté y bailé muchos tradicionales precordilleranos de los pueblos originarios. Esa fue mi base infantil para ir enamorándome de Bach, Chopin, Brahms, Ravel o Fauré... e indudablemente del inolvidable Carlos Guastavino, autentico poeta romántico del piano y de la voz humana.

-¿Qué satisfacciones le ha provocado el andar de Música Esperanza?

-Infinitas. Hablarte de la treintena de programas grosos que comparto con numerosas de nuestras filiales (Música Esperanza) en el mundo llevaría un libro! Te hablaré de algunas. La inspiración de Música Esperanza nació en un chupadero del Plan Cóndor en Montevideo. Las sesiones de tortura eran dirigidas por el Coronel Gavazzo uno de los numerosos sanguinarios de nuestra Patria Grande. Como cristiano, yo le hablaba a Jesús pidiéndole auxilio en lo que se presentaba como mi inminente asesinato. Con Martha, mi compañera, habíamos decidido no aceptar ser parte del mercado. Muy jóvenes percibimos que las grabadoras y empresas comerciales querían vendernos como " la pareja ideal". Ella tenia una voz bellísima de mezzo y mi piano marchaba viento en popa. En 1959 creamos la primera Agrupación de jóvenes músicos de la historia. La sede era en Flores sur, barrio donde nació Martha ( Pasaje Renan 1166) Eramos refractarios al Conservatorio Nacional, nos gustaba mas lo que se gestaba en Rosario con un aprendizaje mas moderno y nada almidonado. A ambos nos gustaba unir a Brahms o Bach con negro spirituals, zambas de Atahualpa, tangos milongas y ademas -pecado mortal para el sistema- detestábamos la formula " ricos y famosos".Fuimos descubriendo que en los Valles Calchaquies, la Quebrada de Humahuaca o los habitantes de Villa 31 y otros barrios pobres descubrían Mozart llamándole la música limpita, o a Martha le hacian cantar cinco veces una bellisima canción de Fauré sobre un poema de Verline. La música clásica podía ser pues, universal para todas y todos. Eso y no aceptar entrar en el mercado fue nuestro proyecto de vida y la justificación del Plan Condor para secuestrarme y convertirme en un desaparecido. Gavazzo en la ultima sesión de tortura me dijo : " hijo de puta, vos con tu piano y tu sonrisa te metes a la negrada en el bolsillo haciéndoles creer que Mozart también es para ellos. Por eso te vamos a hacer lo que le hicimos en Chile al zurdo Victor Jara, te vamos a cortar las manos y después te matamos". El Plan Condor se parece mucho a lo que hacen hoy con Milagro Sala. Volviendo a Jesús, le hablé de Música Esperanza, pidiéndole que me ayude a vivir explicándole que si me salvaba haría lo que sigue: en las villas, en los pueblos originarios, en sindicatos nos serviríamos de la educación, el deporte y la practica artística como tres disciplinas diferentes y complementarias para formar niños pobres con un proyecto de vida que no daba lugar a la droga, la delincuencia o la prostitución. Bueno, todo esto lo hicimos en la Villa 31 de Buenos Aires. Entre otros temas creamos 650 orquestas infanto juveniles en el país. A los 15 años de este trabajo Música Esperanza hizo un censo con todos los chicos que se formaron en las disciplinas antes citadas: ahora tenían 20 años y ningún caso de droga, prostitución o delincuencia. Chicas y muchachos trabajaban enseñando guitarra, bandoneón, danzas folclóricas, gimnasia, yoga... ¿Te cuento más logros?

-Sí, claro.

-La creación de la Tecnicatura en Formación de Musicos Sociales, carrera que funciona en la ex Esma. Junto a Madres Linea Fundadora, Universidades de La Plata, de Tucuman y de Formosa. Otra: "La Voz de los sin Voz" destinada a dar visibilidad a las músicas, danzas y rituales de los pueblos originarios y de la negritud de la Patria Grande. Hicimos una veintena de documentales que son difundidos por nuestro Canal Encuentro y en varias televisoras latinoamericanas. La Voz de los sin Voz fue premiada por Uruguay y adoptada por la Unesco, que hace años selecciono los programas de nuestra ONG considerando a Música Esperanza una de las cuatro mejores ONG en cultura y derechos humanos por su eficacia y necesidad. El Concurso Chopin Argentina, que grandes pianistas del mundo consideran como el mas serio y transparente del planeta fue otro logro nuestro.

-¿Y cómo fueron surgiendo esas ideas?

-Estas y otras ideas las trabajé mucho cuando estaba en cana. Cuando me liberaron en 1980 creé Música Esperanza en Francia, Bélgica, Suiza y México. Al volver del exilio con Alfonsín, nacieron las filiales de Argentina, Uruguay, Bolivia, Canadá, Marruecos, España, Portugal. Francia se fue convirtiendo en mi segunda patria y en abril de 1980 pude recuperar a mis hijos Paula y Javier, hoy dos formidables músicos. Estudiaron en Paris con los mas grandes maestros y creo que ambos tienen el adn de Martha y mio. Javier -percusionista- es muy considerado por la Filarmónica de París como un percusionista de primera y le encomiendan tareas de formación de colegas que llegan de otros países. Como Martha y yo son polifacéticos pero abordan muchos mas géneros que sus padres: clásico, jazz, rock, flamenco, música de la Patria Grande y también de África. En el caso de Paula, hace unos 15 años se presentó en Paris al Concurso Carmen y lo ganó holgadamente. El jurado decía : "ésta es la Carmen de hoy, con esa voz y esa planta". Algo parecido señalaba hace poco el Director de la Orquesta del Inta, "una voz trabajada hasta el ultimo matiz y ademas una condición excepcional de actriz ". En efecto, Paula trabajó teatro en Paris con Arianne Mouchkine y en Buenos Aires con Alejandra Boero. Mi hija sintió un fuerte impulso de volver a Argentina y en lo musical abordar muchos géneros, algo que realiza a fondo. Lo mismo hace con el trabajo socio político, tan necesario en los tiempos que vive nuestro país, al que ella y su compañero se entregan cuerpo y alma. Unesco me nombró como su primer Embajador de Buena Voluntad, cargo honorifico. Desde 1982 me encomiendan misiones en lugares difíciles, garantizándome viajes y estadías, diciéndome " a ver que podes sugerir ante lo que ves en los países donde te enviamos ". Así fue, entre otras, la tragedia de Tchernobyl, tema largo del que te hablaré en otra oportunidad.Como Embajador de Buena Voluntad en 1988 me enviaron a Medio Oriente. Un día histórico para mi, el 7 de mayo - día en que nació Evita- tuve la inspiración de crear la Orquesta para la Paz: un tercio de árabes cristianos, otro de musulmanes y un tercero de judíos. Ese año profundicé mi conocimiento sobre la tragedia palestina, que me dejó y sigue dejándome hoy con un hondo rencor frente al gobierno de Israel con la salvedad de Rabin, asesinado por un fanático hebreo. Trabajé años hasta lograr crear la Orquesta " Salaam Schalom". Conoci a Arafat, Rabin y Simon Peres. me encanto tocar en Israel, ya que como pianista soy hijo de la diaspora judía que encontró refugio en Argentina: Celia Yankelevich de Bronstein, Erguin Leuchter, Ljerko Spiller, Jacobo Ficher, entre otros. Aprendí toneladas de conocimientos junto a ellos. En ese año elegimos a Minie Wiesen como nuestra madre judía, generosa hasta los tuétanos e incomparable " abuela" de mis hijos.La Orquesta para la Paz comenzó a tomar forma en dos jornadas organizadas en 1995, por el Director de la Unesco, el formidable humanista español, Federico Mayor. Me pidió escribir un mensaje a una treintena de enormes músicos que han trabajado por mi liberación: Yehudi Menuhin, Rostropovich, entre otros. En esas jornadas que Federico Mayor llamó " Música y Paz " presenté 10 programas de Música Esperanza que fueron adoptados por unanimidad , señalando que dos de ellos debían hacerse urgente: La Orquesta para la Paz en Medio Oriente reconociendo el Estado de Palestina y segundo la creación de la formación de Músicos Sociales.

-Usted se ha manifestado de forma muy crítica al actual gobierno nacional ¿Qué considera que le está sucediendo a la Argentina en estos últimos tiempos?

-Todo esto que te cuento, me lleva a responder tu pregunta sobre lo que esta sucediendo en Argentina estos últimos tiempos y como leo la famosa frase que nos repetía mi madre desde niños " no acumulen herrumbre en el alma por que ese herrumbre no los dejara ser felices". Quienes gobiernan hoy nuestro país están llenos de herrumbre. El de ellos es permanente y cotidiano, las 24 del día: la pesada herencia, las mentiras sin fin, el odio y una tremenda ausencia de política, de amor, de reflexión, de republicanismo, de sentido patriótico, de pertenencia a la patria grande, de lo que significaron en nuestra hsitoria hombre y mujeres de la talla de San Martin, Belgrano, Moreno, El Che, Irigoyen, Peron, Evita, Illia, Alfonsin, Sandino, entre tantísimos patriotas. Mi camino esta marcado por esas figuras comenzando por Jesús, por mi identidad política que es el peronismo, por mi amor a todos los pueblos pero prioritariamente el argentino y el de la Patria Grande: venimos de esa historia. Un amigo por quien rezo a diario es Jorge Bergoglio - vivimos en el mismo barrio y el fue el confesor de mi hermana- El me dice grandes verdades: " que hermosa tu tarea de sembrar amor, musica y el rotundo no a la indiferencia en nuestro pais y en Europa, acompanando a los migrantes. El mercado es sordo a esa obra pues cuando estan en el poder sus gobernates muestran que su adiccion al dinero tiene características eróticas: es lo único que aman realmente. En Musica Esperanza este gobierno nos ha arrancado absolutamente todo. Un ejemplo flagrante: nos han afanado el centro cívico en Villa 31 que ademas de educación, practicas artísticas y deportes. Como lo proclamaba el Padre Mugica enseñando que el deporte no era la violencia si no la formación de un cuerpo con la mas alta calificación fisica y que el adversario ocasional no era un enemigo si no un hermano al que debíamos respetar. En Villa 31 comenzamos en 1992 con niños de un comedor y fuimos creciendo hasta construir " la Casa de la Fraternidad Carlos Mugica". Mas adelante Alicia KIrchner nos ayudo a construir un maravilloso centro civico, salud incluida. Ni los correos que envié al Jefe de Gobierno Porteño y otros responsables del Pro tuvo respuesta. Esto muestra el altismo grado de indiferencia e intolerancia que constituyen su mezquino accionar.Un Embajador de Cancillería me envió un mail que dice " el programa La Voz de los sin Voz esta muerto y enterrado", conclusión, puro herrumbre en sus almas. Como le oí decir al padre de Macri hace varios años " mi hijo no tiene amor". Ante eso, Música Esperanza sabe desde siempre que el único camino del amor es la lucha por la justicia y por el respeto de los derechos humano para todas y todas.

-Mezcla música, toca para refugiados, se presenta en villas, se compromete ¿Por qué lo hace? ¿Qué se propone cuando se sienta al piano?

-Me preguntas que me propongo cuando me siento al piano. Atahualpa Yupanqui solía almorzar con nosotros los sábados. El viernes a la noche les decia a Paula y Javier: "Mañana, como siempre pollito sin sal". Llegaba a las 12. Yo estaba en el piano. El acercaba una silla y me decia : "Changuito limpiame el alma, tocá Bach". Alli escuchaba una hora y después decia " Me has dejado limpito, chango". A veces, en los montes tucumanos los campesinos se enamoraban de Bach o Mozart. Cuando terminaba de interpretar varias veces lo que les gustaba me decían " seguí rezando chango". Tocar el piano es para mi una entrega de todo lo que tiene mi alma y mi cuerpo. una concentración total de cada nota, para transmitir lo que creo inspiró a Beethoven, Ravel , Fauré o Atahualpa.

En esta nota