El gobierno de los Estados Unidos anunció su salida definitiva de la UNESCO. La medida fue hecha pública por la directora general de la organización, Irinia Burkova, y se hará efectiva a partir del 31 de diciembre.

La decisión de la administración de Donald Trump contra el organismo se toma, informó el Departamento de Estado en un comunicado, "no se tomó a la ligera y refleja la creciente preocupación de EE.UU. con la deuda creciente con Unesco, la necesidad de una reforma fundamental de la organización y el continuado prejuicio anti Israel en Unesco".

La medida significa que EE.UU. dejará de financiar al organismo, dedicado a la promoción de la educación y la cultura en el Mundo. Se trata de una medida que no es nueva en la historia norteamericana: ya lo había hecho durante la administración Reagan y ya en 1974 había suspendido el financiamiento.

Según informó la BBC, la directora general de la UNESCO cuestionó la decisión de Trump. "La universalidad es esencial para la misión de la Unesco y para construir la paz y la seguridad internacional frente al odio y la violencia, para la defensa de los derechos humanos y de la dignidad humana".

La decisión de Donald Trump se tomó, precisamente, el día de la Diversidad Cultural, cuando se conmemora un nuevo aniversario de la llegada de Cristobal Colón al continente americano.