José Luis Espert salió con los tapones de punta contra el flamante presidente del Banco Nación, Javier González Fraga. El economista fustigó a su colega, a quien criticó por ser "progresista" y le cuestionó que supuestamente pretenda "darle una casa a todo el mundo". Fiel a su estilo, Espert no dudó en volver a pedir el despido de más de un millón de empleados públicos y la suba de la edad jubilatoria.

LEE MÁS "No sirve estimular el consumo, genera inflación"

Entrevistado por FM Blue, el consultor resaltó que el reemplazante de Carlos Melconian "estuvo de acuerdo con los primeros años del kirchnerismo" y confesó que no entiende los últimos cambios en el gabinete de Mauricio Macri. "¿Qué crisis generaron Prat-Gay e Isela Costantini?", se preguntó.

Embed

Sobre el papel que va a desempeñar el candidato a vicepresidente del radicalismo en 2011, Espert cuestionó su supuesto perfil "progresista", pese a sus dichos sobre el consumo popular en la década kirchnerista. "Él le quiere dar una casa a todo el mundo", remarcó indignado.

Consultado sobre las medidas que debería tomar el Gobierno, el economista no metió marcha atrás y reclamó subir la edad jubilatoria para financiar el sistema previsional, despedir empleados estatales (a lo que llamó "racionalización") pero sorpresivamente dijo que no había que eliminar los planes sociales.