El intendente de General Pueyrredón, Carlos Arroyo, fue a la escuela 205 de Mar del Plata a "inspeccionar" y revisar papeles, luego de que la directora de este establecimiento había pedido una conexión a internet. Tras cuatro horas, Arroyo se fue repudiado por los docentes, quienes lo acusaron de haber ido a "apretar" a las autoridades del establecimiento a causa de sus reclamos.

Según detalla el diario La Capital de Mar del Plata, el intendente estaba acompañado por la secretaria de Educación, Ana María Crovetto y por su actual pareja y subsecretaria del área, Susana Rivero. Arroyo se retiró en medio de gritos y expresiones de rechazo de la escuela secundaria 205, en la cual se hizo presente de manera sorpresiva luego de que su directora reclamara una conexión a internet para el establecimiento.

LEER MÁS: Revelan que la campaña anti paro docente la armó el "call center PRO"

El intendente, quien había llegado al colegio ubicado en el barrio Las Américas cerca de las 9 de la mañana junto a personal policial y otros funcionarios, pidió revisar la documentación de la institución, lo que fue calificado por la secretaria docente del Sindicato de Trabajadores Municipales, Alejandra Ayek, como un “apriete” a causa de los reclamos realizados por las autoridades del colegio.

Embed