El concejal de Avellaneda por Cambiemos Daniel Lewicky protagonizó un escandoloso episodio. El edil se negó a entregar las llaves de su oficina.

Unidos por Avellaneda detalló que Lewicki debía abandonar esa oficina ya que dicho espacio debía ser ocupado por la edil que ingresó en su reemplazo en el Concejo Deliberante, que es la docente Julia Recalde. Según denuncian, el concejal contó con el aval de la diputada nacional Gladys González para llevar adelante esta acción.


Lewicky fue detenido a fines de octubre cuando manejaba borracho, a contramano y sin registro en el barrio porteño de Constitución, ahora generó un nuevo escándalo al atrincherarse en su oficina.

Ante esto, la resolución por parte de la comisión conformada por los presidentes de los bloques del Concejo Deliberante fue la de suspender preventivamente a Lewicki de sus funciones para investigar el caso.

En esta nota