La agencia de noticias del Estado, órbita de Hernán Lombardi (titular del sistema de medios gubernamental), se encuentra en medio de un escándalo por los servicios prestados de su enviada especial a Estados Unidos.

Melisa Cabo es la corresponsal en Washington de la agencia Télam. Ella ahora pasó a desempeñarse en simultáneo como encargada de prensa de la Embajada argentina en la capital estadounidense.

"Se trata de posiciones incompatibles en cualquier deontología profesional, aunque ninguna ley especifique nada al respecto. Como jefa de Prensa y Difusión, debe publicitar las actividades de la Embajada y del gobierno argentino y las virtudes del país en general y responder consultas de la prensa en nombre del embajador. Mientras que como corresponsal de una agencia de noticias publica el desempeño en ese país de los funcionarios argentinos", destaca Infobae.

Y amplia: "Durante los últimos meses, cuando Cabo ya se desempañaba en la Embajada -donde tiene escritorio y computadora-, Télam publicó los despachos que envió cuando visitaron la capital estadounidense Marcos Peña, María Eugenia Vidal y Alfonso Prat Gay, entre otros funcionarios. Mientras tanto, en Télam, sus tareas en Washington de ambos lados del escritorio parecen haber comenzado a hacer algún ruido. Una fuente de la agencia aseguró que Cabo fue apartada de la cobertura del viaje que comienza hoy Mauricio Macri en Nueva York para participar de la Asamblea de la ONU. Sin embargo, aún no está claro cuál será su futuro en la agencia".

En esta nota