El jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, presentó este jueves ante el juez federal Ariel Lijo documentación certificada por escribano respecto a que solo le fue trasferido 70 mil dolares a su cuenta en Suiza y no 600 mil por parte de Obedrech tal como surge de la denuncia.

A través de su abogado Alejandro Perez Chada presentó documentación certificada por escribano respecto a la única transferencia bancaria que reconoce en su favor.

El miércoles, Arribas se presentó ante el juez Lijo anunciando que iba a presentar un descargo y poniéndose a disposición del juez. El jefe de los espías tomó la decisión luego que el pasado martes el fiscal del caso Federico Delgado lo imputara y pidiera formalmente la apertura de una investigación en su contra al hacer lugar a la denuncia de la diputada Elisa Carrió.

Ahora, las pruebas presentadas por Arribas son en respuesta a ese requerimiento fiscal, ya que había solicitado como medida de prueba el detalle de los movimientos bancarios entre los días 25 y 27 de septiembre de 2013, en la cuenta 373645-5, perteneciente a Arribas. Lijo en la actualidad está subrogando a su par Rodolfo Canicoba Corral quien retorna el primer día hábil de febrero, tras la feria judicial.

Según la denuncia realizada por la diputada Elisa Carrió en base a un artículo periodístico, Arribas recibió casi 600 mil dólares en una serie de transferencias en una cuenta suya en Suiza. Lo hizo a partir de lo publicado por el diario La Nación en torno a la causa Lava Jato, por hechos de corrupción en Brasil, donde el cambista brasilero Leoanrdo Meirelles especificó los pagos que él transfirió desde China hacia la cuenta de Arribas.

Según la sospecha que surge del informe periodístico, la transferencia a favor de Arribas fue supuestamente tras el holding de empresas que salieron asignadas para el soterramiento del tren Sarmiento.

"El dinero partió de la cuenta bancaria 313-0-025652-9 del Standard Chartered Bank Hong Kong de una sociedad controlada por Meirelles, "RFY Import & Export Limited", calificada por la justicia brasileña como "empresa de fachada", destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión", recordó Delgado al considerar que sí hay elementos de sospecha para investigar.