La Facultad de Derecho de la UBA presenció un escándalo cuando su Consejo Directivo se negó a pronunciarse a favor de la aparición con vida de Santiago Maldonado. La censura estuvo avalada por varias de las autoridades y candidatos del oficialismo. Ni siquiera se adhirieron al comunicado del Consejo Superior de la Universidad, emitido el mismo día.

En la reunión del martes del órgano colegiado de la casa de altos estudios legales, uno de los miembros pidió una declaración institucional de apoyo y preocupación sobre el paradero y la necesidad de la aparición con vida del joven de 28 años llevado por la Gendarmería hace un mes.

Algunos de los presentes relataron a El Destape que la reunión de los 16 consejeros no estuvo presidida por la titular, Mónica Pinto, sino por Alberto Bueres, el segundo de la facultad y candidato a decano por Franja Morada en las elecciones del 12, 13 y 14 de septiembre.

LEER MÁS: Persecución a la izquierda en Córdoba: allanaron locales y detuvieron militantes

Cuando se sometió a votación la propuesta llevada por el consejero de La Cámpora en graduados, tuvo el apoyo de la mayoría de los representantes del claustro estudiantil, pero la negativa de los otros de graduados y de los ocho delegados de docentes. Las autoridades intentaron proponer, en cambio, que la moción sea analizada en comisión, un eufemismo para archivar el reclamo.

Entre los 11 oficialistas que rechazaron el reclamo estuvieron el candidato a vicedecano Marcelo Gebhardt, además del camarista civil Oscar Ameal, el actual rector de la Universidad de la Defensa (del Ministerio de Defensa) Gonzalo Álvarez, el ex procurador de Tesoro Ernesto Marcer, todos ellos integrantes de la lista de Bueres para el Consejo Directivo de la facultad.

Que las autoridades de la institución formadora de abogados se niegue a exigir la aparición con vida de Maldonado luego de que fuera desaparecido por las fuerzas de seguridad nacionales generó ira entre los estudiantes. Se retiraron del salón a los gritos acusando a los consejeros de tener sus manos “machadas de sangre”.

El lamentable suceso se dio el mismo día en que el Consejo Superior de la UBA aprobó por unanimidad un documento que expresa la preocupación por la desaparición del joven.

El máximo órgano de la universidad nacional justificó su pronunciamiento con que “tiene un sostenido compromiso con los Derechos Humanos”, por lo que resolvió: “Manifestarse profundamente preocupado por la ocurrencia de hechos como los que aquí se relatan y exigir al Estado Nacional la inmediata aparición con vida de Santiago Maldonado y la adopción de las medidas necesarias para proteger a la comunidad manifestante”.

Como segundo y último artículo, la UBA subrayó que “todas las medidas que se adopten e implementen en relación con actividades de protesta social –como en este caso– exigen absoluto respeto y puesta en práctica de estándares de Derechos Humanos que tienen, incluso, rango constitucional”.