El ex jefe de Gabinete kirchnerista Alberto Fernández, quien será jefe de campaña de Florencio Randazzo en la interna justicialista en la Provincia, explicó su alejamiento del massismo y la más reciente de Héctor Daer, en que "no queríamos seguir diviendo votos" peronistas.

"Lo que nos pasó a Daer y a mí, es que creemos en la necesidad de unir fuerzas, de competir en un espacio común para no seguir dividiendo votos", apuntó.

Embed

Al hablar por C5N, Fernández recordó que, frente a la experiencia de 2015 (cuando Sergio Massa decidió competir por afuera del Frente para la Victoria y posibilitó el triunfo de Cambiemos), uno debe aprender, no debe repetirla dos veces".

Recordó que "el Frente Renovador nació como un espacio de peronismo crítico, y eso fue poco a poco perdiéndose" con la incorporación de sectores ajenos a esa corriente política, como los que responden a Margarita Stolbizer y Graciela Ocaña, quien ahora anunció su pase al macrismo.

Embed

"Soy de los que creen que con el peronismo sólo no alcanza, pero sin el peronismo no se puede", argumentó.

En cuanto a sus propias discrepancias con Massa, recordó que "venía hablando con Sergio sobre alguna diferencia táctica que yo advertía" y en ese sentido explicó: "En la medida de que nosotros seguíamos dividiendo el frente opositor, seguíamos favoreciendo a (Mauricio) Macri".

Dijo además que, amén de la situación en Capital, "empezó a preocuparme lo que estaba pasando en Provincia", y advirtió que "a todo aquel que le preocupa la Argentina, tiene que preocuparle la presencia de Macri en el gobierno".

Finalmente, al referirse a la postura de Randazzo en la interna del FpV, Fernández apuntó que "lo que lo diferencia a Florencio de ese espacio (por el kirchnerismo) es un problema de método y de reflexión", especialmente la necesidad de realizar las PASO, y "si un pecado ha cometido el peronismo en los últimos años -dijo-, es que se ha convertido en un partido obediente, sin capacidad de reflexión".