Ernesto Acher está de regreso en la Argentina, después de vivir varios años en Chile. Y sigue repleto de buen humor. Por eso, y haciendo gala de su multifacético talento, ese que lo hiciera destacar en sus años de Les Luthiers, y como creador de la Banda Elástica, Gershwin, el hombre que amamos, Los animales de la música y tantos otros proyectos que nacieron de su imaginación y creatividad, propone esta vez su nuevo unipersonal, "Humor a la carta". El Destape charló con Acher, quien se presentará el sábado 21, desde las 21, en Bebop Club.

- ¿Cómo definiría "Humor a la carta"?

- Es una propuesta acerca del humor que nos rodea todo el tiempo, las ocurrencias, los absurdos, los percances, y hasta algunas desgracias que nos pasan todos los días y que tarde o temprano se convierten en humor. Como nos pasa de todo, todo el tiempo, cuento lo que la gente pide y el menú es inagotable.

- Dicen que existe un colesterol bueno y un colesterol malo ¿pasa algo parecido con el humor?

- Sí, creo que hay algo así. A mí me gusta el "me río con" y no el "me río de". No me gusta el humor chabacano, que aparte de ser grosero y elemental creo que es "fácil". Y hacer humor del bueno es muy difícil...
- ¿Que cosas le duelen y qué cree que se puede cambiar desde el arte?

- Me duelen muchas cosas la injusticia, el reparto desigual, el hambre ya endémico, la codicia de los poderosos, el populismo, el proceso de deseducación, en fin, la lista es larga. Desafortunadamente, veo difícil poder hacer un cambio realmente significativo desde el arte.

- La urgencia y la inmediatez que impone el uso de las redes sociales ¿hizo que cambiaran las formas de hacer humor?

- Lamentablemente sí. Las redes han "popularizado" el humor fácil, mucha manía y poca sustancia.

- Un día, de la arquitectura cruzó a la música, al escenario ¿siguió siendo arquitecto en el arte? ¿tienen relación un oficio y el otro?

- No creo que la haya, pero si la hay está dentro mío y no soy consciente de eso.

- ¿De que se ríe? ¿Se ríe de usted mismo?

- Me río de todo lo que hay de risible en el comportamiennto humano, y hay muchíiiiiiiisimo. Y también de mí, por supuesto.
- ¿Cómo encontró al país después de vivir varios años en Chile?

- Antes de venir me fijé en el mapa y parecía estar en el mismo lugar. Al llegar lo confirmé.

-¿Qué le significó haber integrado Les Luthiers? ¿Y la Banda Elástica?

- Dos experiencias fantásticas, con mucho aprendizaje, mucho disfrute y mucha diversión. Dos de las buenas etapas que he tenido en el camino.

- Está con nuevos proyectos ¿nos puede contar algo de esas inquietudes?

-Además de "Humor a la carta", el proyecto de un dúo de tango a dos voces contrapunteadas; la reposición de "Los animales de la música" y además un nuevo espectáculo, también dedicado a chicos y grandes, y también con mi compinche Jorge De la Vega; una obra de teatro, todavía en proceso de "escritura"; un concierto con la Banda SInfónica Municipal; en febrero una gira a México con mi amigo Virulo; la posibilidad cierta de volver a hacer radio; cursos de música. Y algunas cosas más...

En esta nota