Se suman-en esta temporada- otros géneros como el choro, el candombe y algunos clásicos del repertorio latinoamericano. Este año y con nueva formación musical, cada fecha será distinta. En esta primera entrega habrá un momento especial femenino para abordar el fado desde un trío de cuerdas y voz, con Christine Brebes en violín y Sonia Álvarez en arpa. Con Pablo Bronzini en piano y acordeón tendrá lugar un espacio íntimo dedicado al homenaje de mujeres referentes del tango como Azucena Maizani, Mercedes Simone y Tita Merello (un rescate del ciclo que han realizado junto al Chino Laborde y Dipi Kuitko en Clásica y Moderna varios años atrás, el "Tangomenage"). Y de la mano de Bronzini , Juan Pablo Esmok Lew (integrante de Los Primos Gabino, quien continúa en el ciclo) en guitarra y Charly Palacios (Fadeiros) en guitarra portuguesa, se irán hilvanando fados, tangos, candombes y choros. Habrá clásicos y también temas de nuevos compositores y letristas, como el candombe "La Sombra" de Juan Lorenzo (quien estará de invitado) y "Fado de las cinco y cuarto", de Ramón Maschio y Raimundo Rosales. Será una fiesta de sonidos y climas en honor a los géneros portuarios y Karina Beorlegui, alma. corazón y vida de éste regreso, nos cuenta de qué se trata.

-¿Cómo comenzó tu vínculo con la canción popular portuguesa? ¿Qué significa para vos el fado?
-El fado llego a mí en el año 1999 de la mano de un compañero de elenco de "Androcles y el Leon" en la versión que hizo la banda de teatro "Los Macocos". Este compañero me regaló un disco porque yo venía cantando tango, bolero, chacareras...y quedé totalmente atrapada por su profunda nostalgia. Sentí que la "saudade" me era familiar al escuchar esta música. Como si mi ADN- a pesar de no venir de portugueses- tuviera algo de registro de esa memoria de historias de puerto. Y creo que en ese punto puedo definir lo que siento. Lo demás no tiene explicación. Como el tango: te gusta o no.

-¿Qué sentís que le aportaste a la difusión del Fado en Buenos Aires?
-Siento que, sin planearlo así, resulta que soy como una embajadora del fado en Argentina. Porque desde ese año 99' lo interpreto ininterrumpidamente en escenarios, en mis tres discos, buscando puntos en común con su primo hermano el tango. Y por supuesto, desde que hace ocho años llevo adelante la creación y producción del ciclo Fado-Tango Club en el CAFF y el 1er. y 2do. Festival Porteño de Fado y Tango que fueron en 2012 y 2014. Siempre trayendo invitados de Lisboa e impulsando a los grupos locales de fado y canción portuguesa, dándoles un espacio en estos shows. Creo que logré generar un intercambio y un interés real. Mas los ocho viajes a Lisboa haciendo amigos y vinculándome con fadistas.

-¿De qué se trata este regreso al Fado-Tango Club? ¿Por qué el cambio de formación y -Qué músicos te acompañan en esta octava temporada? ¿Habrá estrenos? ¿Podés adelantarnos algo?
-Este regreso tan esperado el 28 de octubre es una apuesta a enriquecer y a experimentar ambos géneros sin dejar de lado su esencia; con una nueva formación, con diferentes sonidos muy interesantes . Incluyendo también otros ritmos sudamericanos que se relacionan- en su esencia más percusiva- con los inicios de estas músicas de puerto, como por ejemplo el candombe o el choro. Son de la partida este primer show del año Juan Pablo Esmok Lew (ex Primos Gabino que me acompañaron a lo largo de los primeros 6 años) en guitarra y cavaquinho, Pablo Bronzini ( con quien he compartido un ciclo exitoso hace años junto al Chino Laborde) en piano, guitarra y acordeón, Charly Palacios (del grupo Fadeiros) en guitarra portuguesa , Christine Breves en violín y Sonia Alvarez en arpa. Toda esta gama de sonidos se irán entrelazando. Incluso con nuestro invitado Juan Lorenzo en percusión y guitarra, compositor de uno de los temas nuevos: el candombe "La Sombra". Y habrá, obviamente, algunos fados clásicos y nuevos. Habrá momento íntimo homenaje a mis referentes del tango femenino: Mercedes Simone, Tita Merello y Azucena Maizani.

-En algún tramo de tu carrera, Tita Merello y Libertad Lamarque fueron influencias ¿Cómo llegaste al tango?
-El tango me llegó en el año 97' cuando muere el Polaco Goyeneche. No porque antes no estuviera en mi vida, porque mi abuelo era un gran silbador de tango y fana de Julio Sosa y mi abuela también me cantaba algunos. Pero yo venia del rock y el blues: canté en bandas desde los 14 años. Pero la muerte del Polaco recuerdo que fue un 27 de agosto (día del cumpleaños de mi hermano Richi, guitarrista de blues). Mi hermano tenía unos discos de Troilo y el Polaco y algunas cosas de la última etapa grabadas con Adriana Varela. Bueno ese puente, esa identificación mas visceral fue puntualmente ese día. Y nunca más pude dejarlo.

-¿Qué tiene el tango que no tengan otros géneros musicales? ¿Y el Fado?
-Creo que el tango y el fado, a pesar de tener muchas diferencias también, tienen una bohemia especial de ciudades de puerto, de ríos anchos, puertos que fueron tránsito y refugio de marinos mercantes, pescadores, inmigrantes. Esa atmósfera de Quinquela Martín o Pessoa, Borges y Saramago....el barrio, el arrabal, la mística....van muy en paralelo. Incluso en años donde hubo cierto letargo ocurrió en ambos géneros. Y ahora, con nuevos referentes, se vinieron con todo!. ¡No han muerto para nada! Volvieron renovados e internacionales. Sin embargo, el Blues, el jazz y también tienen algo de haber surgido en la misma épocas en otros puertos...ojo...

-¿Cómo es tu relación con los nuevos referentes del Fado en Portugal?
-Tengo el gusto y la dicha de conocer a varios exponentes de la mano de este camino que elegí. Con algunos solo tengo un trato menos frecuente pero muy buena onda y ganas de intercambiar yeites, como fue el caso del virtuoso de guitarra portuguesa Ângelo Freire. En el disco Puertos Cardinales tocó la portuguesa como invitado Sedonio Pereira que se fue de este mundo hace poco. Un gran tipo. Una muy buena mina y gran fadista con la que vengo cruzándome y nos fuimos a ver mutuamente (yo a ella en Buenos Aires y ella en Lisboa a mí) es Mafalda Arnouth . Y muy copados fueron en aceptar venir a nuestros Festivales los músicos: Zé Perdigão, André Varandas, Bruno Costa y Paulo Valentim y las actrices Fernanda Paulo y Claudia Andrade. Hay ganas de parte de tangueros y fadistas de acercarse entre sí e intercambiar por suerte.

-¿Cuál es el balance que haces de todos estos años transitados en el escenario del CAFF? ¿Por qué ese lugar de pertenencia para el ciclo y no otro?
-En estos ocho años el balance es muy positivo. Siento que este espacio musical me hizo crecer y aprender. Le dio un lugar de pertenencia al fado en Bs As. Creó lazos entre músicos de ambos géneros de acá y allá. Suma el hecho de que sea en el CAFF- un excelente lugar a nivel técnico con un piano de cola, luces y buen sonido, pero a la vez descontracturado. Esto de que tenga un perfil informal para todo tipo de público me encanta, porque lo hace popular. Nació ahí con éxito y ¿para que cambiar? Además es como un club para mí. Con los chicos de la Fernandez Fierro y su staff familiar me siento cómoda, como en casa y entre amigos.

VIERNES 28 de OCTUBRE-21:30hs
VIERNES 11 DE NOVIEMBRE-21:30HS.
CAFF- (Club Atlético Fernandez Fierro)
Sanchez de Bustamante 764.
Entradas en puerta: $120
Compra anticipada web: www.caff.com.ar
o en boleteria del CAFF de Miercoles a Domingos desde 21hs

En esta nota