En casi un año y medio de Cambiemos en el poder, Daniel Angelici ya metió a trabajar al Estado a 67 personas, entre familiares, amigos y socios.

El presidente de Boca, amigo de Macri y operador judicial del macrismo ubicó a gente de su entorno a trabajar en el Gobierno. Son personas relacionadas con sus empresas y domicilios que fueron ubicados en organismos como el Gobierno porteño, la Legislatura, la AFIP y la Magistratura, según reveló el diario Perfil.

"La red empresarial y familiar de Daniel “Tano” Angelici penetró el Estado. Desde el Ejecutivo Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, hasta la AFIP, la Justicia, el Consejo de la Magistratura porteño, la Auditoría General de la Ciudad, la Legislatura porteña, el Banco Ciudad, la Inspección General de Justicia (IGJ) porteña, el Instituto Previsional bonaerense, Lotería y Casinos, el Ministerio de Justicia y el Congreso de la Nación", detalla el diario.

LEER MÁS: Así forma el equipo de poder de Angelici, el operador judicial de Macri

Todo surgió por una investigación de la ONG La Alameda que le adjudica una red de 67 funcionarios y empleados públicos directamente relacionados con sus empresas y los domicilios de sus compañías. "Fueron o son sus empleados, socios, contador o abogado, y terminaron en puestos claves o con sueldos en organismos centrales", destaca.

El informe de la ONG que dirige Gustavo Vera llevó dos meses de investigación, cruce y chequeo de datos oficiales, y se concentró sólo en sus socios y empleados.

"Entre los contactos más relevantes del informe está su hermana, Claudia María Angelici. Fue nombrada en 2012 por el entonces titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, en un cargo clave: la Jefatura de la División Base de Datos de Fiscalización del fisco. Su pareja, Alejandro Ernesto Rey, fue empleado de la Legislatura porteña. Luego pasó a un puesto en la Magistratura porteña. El hijo del matrimonio, Fernando Rey (23), es empleado del Poder Judicial. La esposa y socia de Angelici, María Inés Belloni, figura como empleada de la Ciudad durante 2016. Otro de sus familiares directos, Alejandro Marcelo Angelici, es empleado de la Legislatura. Su cuñada, Claudia Beatriz Belloni, es empleada de la Magistratura porteña", cuenta el informe.

Y revela la parte más oscura: "El caso más emblemático del informe es Madero Tango, la sociedad que explota el restaurante favorito del macrismo. De los 13 socios de Angelici en esta firma, ocho son empleados del Estado. Marcela A. Larrosa figura en el Gobierno de la Ciudad; Ana María Soto, en la Legislatura; Sergio J. Gargiulo, la Magistratura porteña; Gonzalo J. Lema, la UBA, la Legislatura y la Magistratura; Leonora Colombo, Magistratura y Auditoría General porteña –organismo de control en la Ciudad–, también en la UBA y la Magistratura. El esquema se repite con otros tres socios más de Madero Tango: Karina A. Tur, Legislatura; Celia H. Rossi, Legislatura, Gobierno porteño y Magistratura; Giselles L. Crespo, UBA y Magistratura".

En esta nota