La Cámara Federal de Casación Penal confirmó, en una decisión exprés, una condena de Milagro Sala.

Así, la Sala IV ratificó la sentencia de tres años de prisión en suspenso por el delito de daño agravado. Y revocó el sobreseimiento de Sala por el delito de amenaza.

Es por el “escrache” al ahora gobernador de Jujuy Gerardo Morales en 2009. Esta Sala, integrada por los jueces Gustavo Hornos, Mariano Hernán Borinsky y Juan Carlos Gemignani, rechazó los recursos de casación interpuestos por las defensas Milagro Sala y María Graciela López y confirmó la sentencia dictada el 3 de febrero de 2017 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Jujuy, por medio de la cual condenó a Milagro Sala y a María Graciela López a las penas de tres años de prisión cuya ejecución se dejó en suspenso, por resultar instigadora y coautora, respectivamente, del delito de daño agravado.

Los hechos sucedieron el 16 de octubre de 2009, en el edificio del Consejo de Ciencias Económicas de la ciudad de San Salvador de Jujuy. Allí hubo un “escrache” que tendía por disertantes al presidente de la Auditoría General de la Nación Dr. Leandro Despouy, el Auditor General de la Nación Dr. Alejandro Nieva y al entonces senador por Jujuy Gerardo Rubén Morales.

LEER MÁS: Carrió reconoció que la detención de Milagro Sala fue arbitraria

Aún no hubo pruebas contundentes de la participación de Sala en el lugar y hubo un polémico testigo que declaró. El principal testigo contra Milagro Sala en el juicio del escrache se paseaba por la gobernación mientras estaba la CIDH, según reveló el diario Página 12.

Es René “Cochinillo” Arellano, quien estuvo en la gobernación de Jujuy mientras se encontraba en el mismo sitio la delegación de la Comisión Interamericana de DD.HH. En el juicio en el que fue condenada la dirigente de la Tupac Amaru dijo que no tenía vínculos con Morales.