Emilio Monzó protagonizó un insólito momento y generó la ovación en el Congreso, en medio de una larga sesión.

El presidente de la Cámara de Diputados bromeó con su disgusto por los timbreos y fue ovacionado.

Es sabido que Monzó no tiene una buena relación con parte del PRO y cuestiona (por lo bajo y por lo alto) la "ideología Duran Barba", basada en las redes sociales y en manifestaciones como los "timbreos" de funcionarios y candidatos.

Así, dejó entrever una crítica en forma de ironía al responderle a la diputada Graciela Camaño, quien le pedí que ponga orden tocando el timbre del recinto.

Monzó le respondió: "A mí no me gusta tocar el timbre, no me gustan los timbreos". Y comenzaron las fuertes risas del titular de la cámara y de los diputados, El hecho generó aplausos en todo el edificio, acompañando la ocurrencia del presidente de la Cámara Baja.

Embed

En esta nota