Como en los '90, cuando aumenta el endeudamiento del país sube la salida de dólares. Eso significa que el dinero en vez de invertirlo en el país y generar, por ejemplo, más puestos de trabajo, se va a cuentas de bancos extranjeros o paraísos fiscales.


Hasta el momento, según el Centro de Estudios para el Cambio Social, la fuga y el giro de utilidades del país fue de 10.800 millones de dólares. A comparación del 2015, el aumento de la fuga de capitales fue del 104 por ciento. En cuanto a las empresas, el Centro de estudios y formación marxista Hector P. Agosti detalla que aumentaron un 5.681% el giro de utilidades al exterior.

En Economía Política, Darío Gannio brindó los detalles del informe.

Embed