La primera dama Juliana Awada armó una huerta en la Quinta de Olivos con la ayuda del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y el programa Prohuerta.

En pleno contexto de recorte a la Ciencia y Tecnología, Awada recibió en la quinta presidencial a trabajadores de dos de los organismos perjudicados por el Presupuesto 2017 para que colaboren en el armado de la huerta.

Embed

Luego de manifestaciones y marchas por el aumento de presupuesto, el INTA acordó un aumento de 1280 millones de pesos. Previamente, el gobierno nacional había asignado 5112 millones de pesos, lo que implicaba un recorte de 1140 millones, con lo cual el organismo 218 millones menos para salarios, con una amenaza concreta sobre 300 contratos, 330 de plantas no permanentes y 340 becarios en formación.
En otras palabras, el organismo recibirá solo 140 millones más que el corriente año, pulseada perdida contra la inflación.

En esta nota