Durante los dos primeros meses del año, se registraron más de una medida fuerza por día en promedio en la Ciudad de Buenos Aires debido a conflictos laborales y sociales. Si se miden los reclamos hasta fines de marzo, la estadística se eleva a dos problemáticas diarias.

Se generaron 74 conflictos (cortes de rutas, concentraciones, paros con o sin movilización, tomas de espacios públicos, ollas populares o asambleas, entre otros) en el primer bimestre, de acuerdo a un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA). De ellos, 39 tuvieron lugar en enero y 35 en febrero. A estos se le deben sumar las 44 medidas de fuerza tomadas hasta el 23 de marzo, última fecha relevada, que eleva el promedio a dos conflictos por día.

“Al analizar las causas de la conflictividad, se observa que fueron las propias políticas de Cambiemos las que generaron las problemáticas laborales y sociales”, dice el reporte de CEPA. La mayoría de los reclamos se explican por los despidos en el sector privado.

LEER MÁS: El mal momento de Peña: huyó cuando docentes le reclamaron por la paritaria

El Observatorio de Conflictividad Socio-Laboral del CEPA realiza un seguimiento de los conflictos laborales y sociales en el país y las “tendencias que se manifiestan a este respecto, dentro del marco de las transformaciones socio-económicas en la actual coyuntura”.

“Las protestas durante enero, febrero y marzo dieron un salto cualitativo en cuanto a la concentración de los motivos y a los actores sociales protagonistas”, advierte CEPA. Las principales estrategias en el período fueron la movilización y concentración, con el 33,9% de los casos, seguido por los cortes de calle o ruta (21,1%), estado de alerta y movilización permanente (14,4%) y el paro con movilización (10,2%). Con menos relevancia se produjeron paros sin movilización (5,9%), toma de espacios públicos o privados (4,2%) y ollas populares (1,7%), según señala el informe del Observatorio. De los 118 conflictos que tuvieron lugar entre el 1 de enero y el 23 de marzo, el 70% correspondió a ámbito laboral y el resto al social.

Las políticas económicas estuvieron en el centro de las discusiones que forzaron a las medidas de fuerza. El 27,3% de las protestas estuvieron relacionados con reclamos por despidos, 16,9% relacionados con readecuación salarial e incumplimiento de acuerdos, 6,5 se vincularon con conflictos por condiciones de trabajo y casi 4 con atrasos en los pagos. A esto se debe adicionar 7,8% de medidas relacionadas directamente con el cuestionamiento a las políticas de ajuste implementadas por Cambiemos y 13% con reclamos por el aumento de las tarifas de servicios públicos.

En esta nota