La calificadora Standard & Poor's instó al presidente, Mauricio Macri, a eliminar todos los subsidios a los servicios públicos para reducir el déficit fiscal. Para la agencia estadounidense, esa es la única manera que tendrá el Gobierno para poder alcanzar la meta de inflación del 5% que pautó el Banco Central para 2019.

"Debe eliminar los subsidios fiscales a los servicios públicos", afirmó S&P en un informe y destacó que "hacer esto más temprano que tarde, eliminaría simultáneamente la represión artificial de la inflación". En ese sentido, indicó al Presidente que aplicar un shock le permitiría reducir el déficit fiscal y facilitaría el reajuste del tipo de cambio real, preparando así el terreno para el establecimiento de metas de inflación más creíbles.

Admitió no obstante la calificadora en su informe que la fortaleza política de la gestión Macri aún es "insuficiente" como para encarar una política económica de shock, por lo que recomendó esperar el después de las legislativas. "El mejor momento para ejecutar este y otros ajustes complementarios de las políticas es inmediatamente después de la elección del 22 de octubre", dijo S&P.

LEER MÁS: Una familia necesitó ganar $ 14.800 en junio para no ser pobre

"A pesar de sus encomiables esfuerzos, el Banco Central de Argentina no está listo aún para establecer una meta creíble de inflación", dijo la calificadora en el informe rubricado por el economista jefe de S&P para América Latina, el argentino Joaquín Cottani. Él había sido parte en los años 90 del primer equipo económico del entonces ministro Domingo Cavallo al ocupar el cargo de subsecretario de Financiamiento.

Esta misma calificadora había elevado en abril último la nota crediticia de la Argentina al nivel B, dejándola dentro de la zona considerada "especulativa" y cuatro escalones debajo de la calificación "grado de inversión".

Cottani dijo ahora en el documento que el déficit fiscal es grande en Argentina por muchas razones, pero hizo hincapié en que el principal factor es el subsidio a los servicios públicos, particularmente electricidad, gas natural y transporte público, que "debería haberse abordado de forma más decisiva". "Si se eliminaran estos subsidios, el déficit primario prácticamente desaparecería de la noche a la mañana", dijo Cottani.

En esta nota