Mauricio Macri endureció su discurso y el Gobierno se muestra menos tolerante en relación a las marchas opositoras y los piquetes que bloquean los accesos a la ciudad de Buenos Aires. Justifica su accionar con una encuesta, donde dice que el 63% de los relevados está de acuerdo con levantar los cortes y piquetes.

Pero parece que los empresarios también le dan el visto bueno a la represión. Sonríen ante esta situación y lo demostraron en el Foro Económico Internacional que se desarrolló en Buenos Aires. Según explica una nota publicada en el portal de noticias Letra P, los empresarios resaltaron: “Necesitábamos un Presidente más fuerte, un Macri más fuerte”.

"Los empresarios entienden que en el juego de fuerzas, ellos estarán más cómodos con el Gobierno regulando la calle y confrontando con los gremios. Por eso consideraron apropiado el desalojo de la carpa itinerante que los gremios de maestros intentaron instalar en el Congreso, previo a la represión policial", explica la nota.

LEER MÁS: Ergun Demir le pidió a Macri que negocie con los docentes

El presidente del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp), Adrián Werthein, se expresó en Twitter sobre la represión contra los docentes: “Una escuela itinerante puede ser una forma de reclamo innovadora, pero es necesario seguir los canales institucionales. #Educación”.

Ese polo empresario congrega desde Eduardo Eurnekian, líder de Corporación América, hasta a los Pagani de Arcor, pasando por banqueros como Jorge Brito (Macro), Carlos Bulgheroni (Bridas), Adelmo Gabbi (Bolsa) e industriales de la UIA.

El artículo apunta que, también, algunos hasta bromean: “Es una de las pocas cosas que podemos celebrar de las que hizo el Gobierno”.

Los más cercanos al oficialismo aseguraron a Letra P que es muy posible que este perfil más combativo de Macri redunde en un apoyo en las urnas de sectores que acompañaban con reservas, y que hasta ahora no habían visto un cambio en la promesa de cortar con los conflictos en la calle, corte de arterias y ocupación del espacio público. “No se puede permitir más el caos en la calle, tiene que haber cierta dureza”, aventuró un constructor que integra la Camarco.

En esta nota