Una semana atrás, el fútbol argentino se estremeció cuando Isaías Olariaga cayó al piso en medio de fuertes convulsiones y fue salvado por el árbitro y uno de los asistentes, en el partido de ida de la final del Reducido de Primera C. Ayer, el defensor hizo fuerza por sus compañeros desde su casa y explotó tras el ascenso de San Miguel.

LEÉ MÁS: Una invasión de cancha suspendió la definición de la B Metropolitana

La emoción de Olariaga quedó registrada en un video, donde se puede ver a sus amigos y familiares cantando que "ya van a ver a Isaías jugando en la B", mientras el jugador no puede ocultar las lagrimas.

Embed

El llanto del jugador no es para menos: En sólo una semana sufrió hundimiento de cráneo y corrío riesgo de perder la vida, fue operado con éxito y volvió a su casa para gritar campeón.

LEÉ MÁS: El ganador de Gran Hermano se enteró en vivo que será refuerzo de Arsenal

El choque con el delantero del CADU, Javier Velázquez, lo obliga a llevar un casco de bicicleta como protección, sin embargo, Olariaga también fue a saludar a sus compañeros y compartió parte de los festejos con el equipo.

En esta nota