El Gobierno argentino aun no reconoció el triunfo del oficialista Lenín Moreno en Ecuador, pese a que lo hizo prácticamente por la misma diferencia que logró Mauricio Macri en 2015. Inclusive, lo hizo más lento que lo que reconoció al presidente interino de Brasil, Michel Temer, que llegó al poder en un cuestionado proceso de destitución de Dilma Rousseff.

La canciller Susana Malcorra fue quien resaltó, en diálogo con radio La Red, que en Ecuador se vive una "situación de cierta incertidumbre" tras el triunfo de Alianza País por 51,16% contra el 48,84% de SUMA, que presentó al banquero conservador Guillermo Lasso.

"Aún no tengo información precisa, lo que ha pasado es que el candidato por el oficialismo ha declarado el triunfo por una diferencia de 2 puntos, (cuando) el candidato de la oposición habría planteado un recuento de votos", remarcó la canciller.

Embed

Sin embargo, la incertidumbre que resaltó Malcorra no fue tal cuando, hace dos años, Mauricio Macri derrotó al candidato del FpV, Daniel Scioli, por 51,4% contra 48,6%. Entre el triunfo de Moreno y el de Macri hay solo 0,24 puntos porcentuales de diferencia.

Además, Argentina no adoptó la misma actitud cuando fue el primer país de la región en reconocer la presidencia del cuestionado Michel Temer, en Brasil. El hoy mandatario llegó al palacio de Planalto tras la destitución de Dilma Rousseff, en un proceso de dudosa legalidad por una acusación menor y en donde abundaron justificaciones como "la lucha contra el comunismo", reivindicación a la dictadura brasileña y contra la corrupción, por parte de otros involucrados en el Lava Jato, causa en la que hasta el momento Rousseff no está acusada.