A través de una cumbre que servirá de plataforma para el lanzamiento una nueva corriente política leal a su conducción, la "CFK", la expresidenta Cristina Kirchner buscará marcar la cancha en la antesala de las elecciones legislativas del año que viene.

La cita, con la que el kirchnerismo empezará a calentar motores para la carrera electoral, será el próximo miércoles 7 de diciembre a las 17.00 en el microestadio de Ferro, donde Cristina Kirchner será la única oradora en el cierre de un plenario que se realizará a puertas cerradas, con la participación de unos 2 mil dirigentes políticos y sindicales afines, que conformarán la Convocatoria Federal Kirchnerista (CFK).

Estarán en el plenario las organizaciones del núcleo duro del kirchnerismo, como La Cámpora, Nuevo Encuentro, Kolina, Miles, Peronismo Militante, el Movimiento Nacional Alfonsinista, PCCE, Partido Solidario y la Corriente de la Militancia, entre otras.

"Será un encuentro con un grupo importante de dirigentes que están trabajando en el armado electoral en búsqueda de la unidad con todos los sectores", destacaron a NA fuentes cercanas a Cristina Kirchner.


El elenco será prácticamente el mismo que el que nutrió al ya extinto colectivo de coordinación militante "Unidos y Organizados", con algunas fugas importantes como la del Movimiento Evita, pero también con incorporaciones no desdeñables como la de los radicales de Leopoldo Moreau y la díscola corriente cegetista que lidera el bancario Sergio Palazzo.

Habrán muchas caras conocidas en el mundo kirchnerista como Axel Kicillof (La Cámpora), Martín Sabbatella (Nuevo Encuentro), Carlos Heller (Partido Solidario), Gabriel Mariotto (Miles),
Edgardo Depetri (Frente Transversal), Hugo Yasky (CTA), Agustín Rossi (Corriente Nacional de la Militancia), Carlos Castagneto (Kolina) y Víctor Santamaría (CGT).

También el kirchnerismo mostrará a sus alfiles territoriales, como los intendentes Jorge Ferraresi (Avellaneda), Jorge Capitanich (Resistencia), Mario Secco (ensenada) y Patricio Mussi (Berazategui), aunque además participará el exgobernador bonaerense Daniel Scioli.


El embrión de este flamante espacio se gestó en las tertulias secretas que los líderes de cada una de las "orgas K" realizaban de manera quincenal en la quinta Los Gurises de Ituzaingó, donde evaluaron que el kirchnerismo tenía que reorganizarse para no perder peso en la disputa política, principalmente en la provincia de Buenos Aires, escenario donde se librará la "madre de todas las batallas".

Por eso, todos los actos que el kirchnerismo y otros espacios del peronismo realicen hasta mediados del 2017 deberán leerse en clave de demostración de fuerza. Si bien todas las posibilidades están abiertas, la idea que hoy talla más fuerte al interior del kirchnerismo es confluir en un frente de unidad con el peronismo tradicional, o al menos con los sectores que no son refractarios al liderazgo de Cristina.

Si este curso de acción es el que finalmente prospera, habrá una fragorosa puja interna por ver quién se impone en el uso de la lapicera, que en los últimos años monopolizó la exjefa de Estado, pero que en el llano ya no podría ejercer.

En esta nota