El presidente Mauricio Macri no quiere padecer un nuevo escrache como le ocurrió en Tandil. Por eso, ahora va fuertemente custodiado a los actos.

Hoy fue a Paraná, Entre Ríos, y los agentes de seguridad formaron un fuerte cordón que no permitió el contacto de los manifestantes con el Presidente.

LEER MÁS: INDEC confirmó que se eliminaron puestos de trabajo en 2016

Carteles con leyendas como "Cambiemos = Hambre" y "Macri, Paraná tiene hambre" fueron los que recibieron a Macri.

Embed

En esta nota