El sindicalismo peronista ya anunció el primer paro nacional de la era Macri, para la segunda quincena de marzo. Al respecto, distintas voces sindicales se expresaron para remarcar que. esta vez, la protesta va en serio.

Uno de los que dejaron en claro que se sumarán a una medida de fuerza es la Unión de Transporte Automotor. Así lo dijo su secretario general, Roberto Fernández, a radio Mitre. El gremialista sostuvo que "cada vez hay menos fuentes de trabajo", aunque remarcó que quieren "conversar con el presidente" Mauricio Macri para analizar la situación.

"Es un tema que tiene que decidir el Gobierno... han prometido muchas cosas pero vemos que no hay soluciones", sostuvo el dirigente, quien confirmó que el 7 de marzo participarán de una movilización y luego se plegarán a la medida de fuerza de la CGT.

Argumentó que "cada vez hay menos fuentes de trabajo, esto nos preocupa mucho" y manifestó su predisposición a "conversar con el presidente para ver si podemos encaminar" la situación.

MARCHA CGT.jpg

Su par de los Canillitas, Omar Plaini, fue más duro en los términos que utilizó para hablar del Gobierno. "Nosotros somos responsables de la institucionalidad, pero no de la gobernabilidad, que esa es una respuesta que tiene que dar el Ejecutivo nacional", dijo en declaraciones reproducidas por la agencia DyN.

Plaini fustigó a los empresarios al afirmar que "de nada sirve negociar, si después de firmar uno o dos acuerdos, los empresarios siguen con un tema delicado como son los despidos". Además, apuntó contra el Gobierno porque "hay una pasividad alarmante del Gobierno en ese sentido, de no hacer respetar un acuerdo que se había firmado entre las partes".

Paro y marcha "inamovibles"

Por su parte, el secretario de Prensa de la CGT, Jorge Pino Sola, destacó que la marcha del 7 de marzo y el paro son "inamovibles", por lo que descartó que vaya a haber un cambio de rumbo de acá al próximo mes.

En declaraciones al portal Letra P, Sola remarcó: "Sabemos que el Gobierno hará todos los esfuerzos para evitarlo, pero la definición está tomada porque las condiciones estructurales no van a cambiar”.

El vocero de la central sindical adelantó que la semana próxima emitirán un "duro" documento en el que sentarán posición