Pese a las reiteradas faltas de tacto que tuvo el Presidente Mauricio Macri, tanto con familiares como con la propia crisis por la desaparición del ARA San Juan, La Nación salió a mostrarlo conmovido y atento ante la noticia de que ya no se intentará rescatar a los tripulantes.

En una nota titulada "Submarino ARA San Juan: conmovido, Macri suspendió su primera actividad del día y evalúa dar un mensaje" (por video), el diario ignoró los reiterados furcios, la frialdad ante la situación e incluso el chiste que hizo en referencia a la búsqueda de los tripulantes.

El fin de semana de largo del 20 de noviembre, ya pasados seis días de la desaparición del submarino, el Presidente decidió ir a jugar al tenis justamente en Mar del Plata, donde los familiares esperaban noticias de los 44 tripulantes. Luego de pasar por el médico para una revisación, fue a hablar con ellos vestido con ropa deportiva.

Embed

Posteriormente, en una acto de Gobierno, acompañado por Ricardo Colombi, utilizó la búsqueda del barco para hacer un chiste de muy mal gusto sobre la obesidad del gobernador de Corrientes.

Embed

Pero los escándalos no terminaron ahí. El día jueves, minutos antes de que Enrique Balbi anunciara que ya no había esperanza de vida, Mauricio Macri festejó en Twitter haber sido nombrado presidente del G-20.

Embed
Embed