El titular de la Agencia de Inteligencia, Gustavo Arribas, será denunciado penalmente mañana por haber recibido 600 mil dólares en septiembre de 2013 de parte de una empresa que el gigante brasileño Odebrecht usaba de pantalla para abonar sobornos.

El escándalo lo destapó hoy el diario La Nación, al revelar el pago se hizo en cinco "cuotas" que comenzaron un día después de que se reactivara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento para Odebrecht.

Además de que será denunciado penalmente, la Comisión Bicameral que fiscaliza y controla las actividades de la Agencia Federal de Inteligencia lo citó inmediatamente para que dé explicaciones.

El pedido lo hizo la diputada del Frente para la Victoria Teresa García, en una carta dirigida al presidente de de esa comisión, el senador radical Juan Carlos Marino.

El comunicado dice: "Tengo el agrado de dirigirme a usted, a fin de solicitarle que tenga a bien convocar urgentemente a la Comisión Bicameral que usted preside y citar inmediatamente al Director General de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), con el objeto de que brinde detalladas y fundadas explicaciones sobre la recepción de transferencias personales por USD 594.518, provenientes de una empresa "fachada" (de legalidad sólo aparente) y sospechadas de ser pagos de coimas. Conforme a la nota del periodista Hugo Alconada Mon, de amplia repercusión pública en el día de hoy, el actual titular de la AFI recibió cinco transferencias desde una cuenta controlada por una "empresa fachada" manejada por el señor Leonardo Meirelles, operador en el mercado cambiario ilegal de Brasil, condenado por la justicia brasileña en el Lava Jato. Las transferencias habrían sido durante el año 2013, a una cuenta personal en el exterior que Arribas declaró como propia ante la Oficina Anticorrupción".


Asimismo, volvió a quedar en medio del debate nuevamente el retroceso que llevó a cabo el macrismo sobre los fondos reservados de la ex SIDE, que desde junio pasaron a ser secretos, luego de que durante el final del gobierno de Cristina Kirchner se decidió que se debía rendir cuentas de los fondos de la AFI.

Sobre el caso que envuelve a Arribas, que quedó en la mira en la investigación brasileña denominada Lava Jato, La Nación reveló que un operador financiero que trabajó para la constructora Odebretch afirmó en una delación premiada (confesión) que transfirió casi 600 mil dólares a una cuenta del ex representante de futbolistas en 2013. Los giros de dinero ocurrieron pocos días después de que se reactivara el soterramiento del Sarmiento, una obra en la que la firma brasileña está asociada con IECSA, de Ángelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri, quien designó a Arribas al frente de la AFI pese a ser resistido y cuestionado por varios sectores, entre ellos el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales).


Según el "doleiro" (el equivalente a los cueveros) Leonardo Meirelles, quien aportó documentación respaldatoria de sus dichos, en el año 2013 realizó a nombre de Odebrecht cinco transferencias por un total de 594.518 dólares a una cuenta de Arribas, que en ese momento vivía en Brasil, en la sucursal Zurich del banco Credit Suisse. Lo hizo desde una cuenta bancaria radicada en Hong Kong a nombre de la firma RFY Import & Export Limited, que la empresa brasileña controlaba y la Justicia ya calificó como una mera "pantalla" para efectuar pago de sobornos.

De acuerdo al diario La Nación, allegados del jefe de la ex SIDE admitieron una sola de las cinco transferencias de la constructora, por un monto de 70.500 dólares, que según su versión se debieron a la compra de un inmueble. Pero de acuerdo a la versión de Meirelles y los documentos que presentó hubo otras cuatro, por 154.666, 120.352, 90.000 y 159.000 dólares, respectivamente.