Los usuarios de gas y luz de la Ciudad de Buenos Aires recibirán este invierno sus facturas con los importes plenos del nuevo esquema tarifario que aplicó el Gobierno. En el primer caso el aumento será de hasta 325% y en el de la energía eléctrica de 234%.

Según un estudio del Centro de Estudios de Servicios Públicos y Privados, al que accedió ámbito.com, a partir de 1 de marzo comenzaron a regir los nuevos cuadros tarifarios de luz y gas para este invierno que vienen con aumentos que van desde el 178% hasta el 325% (con tope entre 300 y 400%) para el caso del gas; y de entre el 67,6% y el 234% para la luz.

LEER MÁS: Para Aranguren, la energía "no debe estar en manos del Estado, sino los privados"

Para electricidad, desde 1 de marzo se aplican los nuevos cuadros tarifarios. Hasta el momento se dieron incrementos de hasta 1.138%.

Para las distribuidoras Edesur y Edenor, se modificaron los bloques de consumo por usuario respecto al invierno pasado lo que, según CESPUP, produce "cambios tarifarios implícitos manteniendo el mismo consumo del año anterior". Por ejemplo: el usuario que antes consumía hasta 300 kWh - mes y abonaba una tarifa T1 R1, ahora se convertirá en un Usuario que abonará una Tarifa T1 - R2, es decir, que abona un precio mayor por kwh por tener un salto de categoría consumiendo los mismo kWh - mes. Este efecto de reducción de consumo por categorías se observa en toda la grilla de consumos.

Para el caso del servicio de gas, la suba se aplica a partir del 1 de abril 2017, en virtud a la revisión tarifaria integral de Gas Natural BAN. La norma establece una aplicación en forma escalonada de los incrementos: 30% a partir del 1 de abril; 40% a partir del 1 de diciembre; y 30% restante desde el 1 de abril de 2018.

Los aumentos de tarifas no podrán superar entre el 300 y 400%, según el caso, del monto total con impuestos incluidos. Adicionalmente, se aclara que los límites de incremento sobre los montos finales facturados se aplicarán siempre que el monto total de la factura supere la suma de $ 250.