Paradójicamente, el invierno podrá tener facturas calientes. Con el nuevo aumento de la tarifa de gas, el costo del servicio podría alcanzar, un año después, niveles similares a los que tantos dolores de cabeza causaron el año pasado y que llevaron la medida a ser rechazada por la misma Corte Suprema de Justicia.

Con la sucesión de amparos que se dieron en distintos puntos del país, muchos usuarios pagaron el consumo de gas en invierno al valor de 2015. Se trató de una temporada invernal más extendida y cruda que la anterior, por lo que la gente gastó más, aun a precio bajo.

La consecuencia indirecta de esto es que, con el aumento de octubre más el de abril de este año acumulado, las facturas invernales de gas tendrán aumentos similares a los anunciados el año pasado y que generaron una ola de reclamos en las calles y tribunales.

Los números lo muestran: cuando se puso en vigencia el fallido tarifazo en 2016, Metrogas cobraba para usuarios R1 (de menor consumo) un cargo fijo de 38,2 pesos y un costo por metro cúbico de 2,32 pesos. El nuevo cuadro aprobado por Enargas establece 56,76 pesos de costo fijo y un costo por metro cúbico de 2,66 pesos.

Embed

Para comprobarlo, El Destape relevó distintas facturas de la firma Metrogas de la Capital Federal, del año pasado y actual, y calculó los valores con los distintos cuadros tarifarios, a igual consumo.

Si una factura de los meses marzo-mayo estuvo protegida por un amparo, pagó 14 centavos por m3 y 7,74 de costo fijo. A eso, se le sumaba un incremento de 4 pesos por el FOCE más impuestos, que en total representan un 27,37 por ciento del subtotal. Habría pagado, por un consumo de de 36 m3, unos 20 pesos. ¿Cuánto debería abonar este año, si no ahorrara en relación a 2015? 197 pesos, 856% más.

Este consumo corresponde a un departamento de 2 ambientes, para dos personas, con estufa y calefón. Distinto es el caso de familias que vivan en casa y tengan un consumo bastante superior.

Para casos de consumos superiores a 250 pesos, el Ministerio de Energía estableció topes de aumento de "solo" 300 a 500% en relación a 2015, lo cual mitigará el impacto para facturas más altas.

En casos donde el usuario haya consumido más en 2016 en relación a 2015, el costo por metro cúbico fue ostensiblemente mayor: 48 centavos. En ese caso, una factura de verano habría salido 65 por ciento más cara si se hubiera liquidado con los valores que rigen desde el 1 de abril. En octubre, además, se implementará otro ajuste.