El edificio donde vive Mirtha Legrand, en el barrio porteño de Palermo, fue atacado el martes alrededor de las 21. una cámara identificó al responsable del ataque con un ladrillo, que terminó destruyendo el enorme ventanal del edificio de Avenida del Libertador, a metros de Scalabrini Ortiz.

La conductora de televisión confesó: "Y me asusté, mi familia también". Sin embargo, Mirtha desestimó que fuera un mensaje en su contra: "¿Un escrache? No existió tal cosa, de ningún modo".

En diálogo con Crónica TV, sumó: "Con todas las cosas que pasan en el país, uno se asusta. Y pensé: 'Bueno, es una cosa en contra mía'. ¿Por qué? ¿Porque yo a veces he cuestionado al Gobierno? Bueno, no creo que tomen una determinación semejante. De ningún modo. No lo creo".

LEER MÁS: La particular frase sobre Netflix que usó Cristina para hablar de Macri

Al relatar cómo fue el episodio, Legrando explicó: "Es un vidrio enorme que, entre paréntesis, cuesta una fortuna. (El agresor) llevaba un ladrillo. Ya lo tienen identificado por las cámaras. El muchacho (de seguridad) que está a la noche lo vio cuando tiraba la piedra, lo corrió pero no lo alcanzó. Dice que tenía aspecto de pordiosero".

En esta nota