El sufragio de los candidatos y funcionarios suele ser un momento relajado colmado de frases comunes y generales. Sin embargo, el intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, decidió sacarse el cassette y afirmó que el suyo fue "un voto muy pensado".

LEÉ MÁS: PASO: cerró el escrutinio y hay discusión por el resultado

El mensaje generó dudas entre compañeros y rivales sobre a dónde fue dirigido el voto del jefe comunal y reavivó los rumores de enfrentamiento con algunos sectores del oficialismo y la candidata local Vilma Baragiola.

Al darse cuenta de su sincericidio, Arroyo buscó arreglar sus dichos y sostuvo: "No es un voto tan distinto. Siempre pensé mucho el voto porque es una acto de responsabilidad enorme para cada ciudadano".

Asimismo, intentó dar una imagen de unidad al asegurar que visitará el búnker de Baragiola "porque es una demostración de fe en la democracia que es lo más importante".

En esta nota