Luis Barrionuevo, titular del sindicato de los gastronómicos, cometió un sincericidio al referirse a la "tregua" de algunos gremios con el Gobierno.

"Espero que no tengamos que hacer un paro", dijo. Y agregó inmediatamente: "No es conveniente para nadie".

Lo afirmó un día después de la masiva protesta de gremios, agrupaciones piqueteras y movimientos sociales en reclamo de la emergencia social.

"La marcha fue espectacular. Fue de una magnitud de paz y presencia para reclamar. Se planteó la verdad sin agredir al Gobierno ni atentar contra la gobernabilidad", sostuvo.

"Le estamos diciendo al Gobierno: Pónganse las pilas y empiecen a gobernar en serio", dijo en diálogo con radio Continental.