Mauricio Macri volvió a quedar en medio de la polémica por una decisión equivocada y peligrosa. Y lo hizo a horas de la marcha contra el escadaloso fallo de la Corte Suprema y en medio del debate en el Senado, que está a punto de convertir en ley un proyecto que frena la aplicación del 2x1.

Embed

Hasta el momento, pasaron siete días ya, pero el Presidente no se refirió todavía sobre el beneficio de la Corte Suprema a los genocidas de la dictadura. Y no sólo eso, sino que este miércoles por la mañana redobló la apuesta.

El mandatario visitó la Escuela Albergue Peregrina Cantos, de la localidad mendocina de Bardas Blancas, donde charló con las maestras. Y el Presidente, a horas de la marcha del Pañuelazo en Plaza de Mayo, se mostró bailando con pañuelos blancos, el símbolo de las Madres y Abuelas que estarán presente en el acto contra el 2x1 a los represores.

Fue cuando bailó una pieza de folclore. El Jefe de Estado concurrió acompañado por el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, y el intendente del departamento de Malargüe, Jorge Vegara Martínez.

El hecho despertó repudio en las redes sociales y fue señalado por semejando acto provocativo.

Esta no es la primera vez que Macri realizó este tipo de provocaciones en un día de noticias contra el Gobierno. Ya lo hizo en enero el día que se conoció el vínculo de su mejor amigo, Gustavo Arribas, titular de la AFI, con el escándalo de Odebrecht.

Ese mismo día, Macri inauguró una obra de la empresa brasileña y posó en fotos junto a obreros que tenían cascos con la firma de Odebrecht.

Embed

En esta nota