Esta plataforma tiene poco menos de un año de vida, cuando las agrupaciones Patria Grande y Seamos Libres, junto a distintos colectivos de Derechos Humanos e incluso representantes de PyME decidieron unirse.

Son las 13 de un martes soleado en pleno centro porteño. No parece un lanzamiento político, al menos de los tradicionales, y es que así es como Ahora Buenos Aires desea mostrarse: como un conjunto de personas que buscan cambiar los esquemas clásicos de la política del 1900. Entre las mesas se los pueden ver a Itaí Hagman y Jonathan Thea, los dos referentes de este espacio que aseguran que intentan "encarar una comunicación y estrategia política propia del siglo XXI".

Itaí Hagman y Jonathan Thea charlaron con El Destape sobre su plataforma, sus desafíos comunicacionales y políticos de cara tanto a la interna de Unidad Porteña como a los posibles comicios de octubre, y de lo que significa haber llegado a una lista de unidad progresista en los reinado del macrismo.

El día lunes se logró una unión paradigmática dentro del progresismo porteño, tras muchos años de división ¿Qué significado tiene ésto para ustedes?

IH -En parte tiene que ver con el contexto que estamos viviendo a nivel nacional, donde un proyecto neoliberal busca afianzarse en las elecciones y para evitarlo, necesitamos una oposición lo más unida posible. Venimos de un año y medio donde la forma central para frenar el avance fueron las calles. El peligro que corremos hoy es no poder imitarlo en las urnas. Ningún espacio solo, electoralmente hablando, puede frenar al proyecto neoliberal.

¿Y qué es Ahora Buenos Aires? ¿Cómo se diferencia del resto de las propuestas?

JT -Venimos hace un tiempo pensando la necesidad de construir un espacio en la Ciudad que sea distinto a un frente electoral. Nuestra apuesta es a una plataforma urbana donde confluyan distintos sectores sociales, culturales y políticos. Hay más gente que hace cosas por fuera de los partidos políticos que por dentro. Eso es lo que tratamos de canalizar. Hay que encontrar un formato de participación política y ciudadana distinta a los que hay.

Llama bastante la atención la forma en la que encaran el contacto con el ciudadano. Han hecho intervenciones callejeras e incluso juegos para graficar problemáticas de la Ciudad de una manera diferente a la de la comunicación política del siglo XX. ¿De donde se inspiran y consideran que es una mejor forma de entablar un vínculo de cara a la sociedad?

IH -Estamos ante una derecha del siglo XXI. No entender eso en parte llevó al éxito político del PRO en la Ciudad y en Nación, que parecían imposibles. Hay que dejar de subestimar o reírse de Duran Barba. Tienen una forma muy profesional de hacer política. Al PRO hay que ganarle desde una propuesta popular, de izquierda, progresista pero del siglo XXI.

De lograr ingresar tanto al Congreso Nacional como a la Legislatura porteña, ¿Cuál es el enfoque que Ahora Buenos Aires le quiere dar a la actividad legislativa?

IH- Desde el plano nacional, queremos encarar una agenda defensiva. Evitar que se siga vulnerando la soberanía nacional y los derechos ciudadanos, defender al país de un Gobierno para pocos. Pero no solo queremos entrar para oponernos, sino también proponer.

JT- Yendo a lo que es la Ciudad, hay recursos de sobra para construir una política pública diametralmente diferente a la del PRO. En el distrito más rico del país creció la pobreza, la mortalidad infantil, cada vez es más difícil alquilar, acceder a una casa propia, conseguir vacante para los chicos en el jardín de infantes o atenderse en hospitales públicos. Se han hecho cosas referidas a la infraestructura en la Ciudad pero ¿el Metrobus resuelve el problema de fondo del transporte público? No, es el Subte. A lo que apuntamos es a visibilizar que existe dinero de sobra para llevar una política más beneficiosa para los vecinos de la Ciudad y buscar las formas de lograr una mejor calidad de vida para los porteños.