El presidente Mauricio Macri anunció el "empalme" de los planes sociales para reconvertirlos en trabajo genuino. Sin embargo, la base de esa iniciativa presentada en el microestadio de Ferro durante el Día del Trabajador no es creación de este Gobierno sino que ya existía hace 7 años.

A través de la resolución 1440/2010, el Ministerio de Trabajo que conducía por entonces Carlos Tomada creó el Programa de Inserción Laboral para Empresas. El mismo consistía en que los beneficiarios del plan Progresar, el seguro de desempleo, el plan Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, el Seguro de Capacitación y los egresados de los planes de capacitación del Ministerio podían acceder a un trabajo formal y la cartera laboral pagaría el equivalente al plan a la empresa para subsidiar parte del salario en blanco.

Embed

El Gobierno nacional "heredó" ese plan y amplió sus alcances. Para esto, planea incorporar a los beneficiarios de las cooperativas de Argentina Trabaja y al plan Ellas Hacen lo cual, estiman en las oficinas públicas, extenderán entre 400 y 500 mil personas más a las personas alcanzadas.

Asimismo, el PIL tenía como plazo máximo para subvencionar el salario los primeros 9 meses de antigüedad en la empresa. El Gobierno promete extenderlo hasta 2 años. Para ser parte, las empresas deberán adherirse, precisamente, al plan creado por el kirchnerismo en 2010.

LEE MÁS

Embed

Desde la jefatura de Gabinete explicaron a El Destape que la diferencia radica en que ahora "se oficializa el programa" al ser un decreto presidencial el que lo modificará, cuando antes era una resolución ministerial.

En un acto con tinte peronista, organizado por el sindicalista rural Gerónimo "Momo" Venegas, el Presidente prometió "crear trabajo para todos los argentinos" y anunció que se están creando "82 mil puestos de trabajo formales", una cifra inflada por los monotributistas sociales y el tan demonizado empleo público.