Tras una semana complicada, en el que las diferencias internas dinamitaron acuerdos con la oposición, Cambiemos relanzó su mesa nacional con la presencia de los tres "padres fundadores": Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió. Allí, el Presidente hizo una inesperada confesión sobre el rol de "Lilita".


El contexto: el desplante de Carrió al proyecto que el Gobierno consensuó con el massismo, el Bloque Justicialista y el GEN para desplazar a Alejandra Gils Carbó de la Procuración y tomar por asalto al Ministerio Público Fiscal a través de la comisión bicameral. Finalmente, el proyecto quedó en stand by.

Macri se refirió en forma simpática a su aliada: "Si les contara todo lo que pasamos durante el armado de Cambiemos con este angelito celeste", señaló Macri, ante lo que Carrió le retrucó: "¡Y todo lo que va a pasar!". Y luego remató: "Una de las cosas que aprendí es que ella tiene la última palabra".

"Una de las cosas que aprendí es que ella tiene la última palabra".

La reunión contó con los gobernadores de Cambiemos María Eugenia Vidal, Alfredo Cornejo, Gerardo Morales y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, más dirigentes de los tres partidos y el ruralista Gerónimo Venegas, informó la agencia Noticias Argentinas.

La reunión estuvo signada por un trato especial a la prensa, ya que varios periodistas presentes aseguraron que solo se les permitió el ingreso por unos pocos minutos para tomar la foto de los principales dirigentes juntos.

La conferencia de prensa posterior estuvo encabezada por la vicepresidenta Gabriela Michetti. Ni Macri, ni Carrió ni Sanz atendieron a la prensa.

Embed

Embed

Según pudo reconstruir NA, el diputado nacional Fernando Sánchez también hizo alusión a las diferencias con el PRO y la UCR en el Congreso, al abogar por un "Poder Judicial libre y honesto", luego de que la CC cuestionara la propuesta del Poder Ejecutivo por ser "inconstitucional". "Nosotros, señor Presidente, venimos a dar lo mejor que tenemos", le dijo Sánchez a Macri.

Otro momento destacado del encuentro fue cuando el secretario general de la UATRE, Gerónimo Venegas, tildó de "compañero" a Mauricio Macri, a la vista de los propios radicales. Como respuesta a esto, Sanz lo mencionó como "correligionario Presidente", para contrarrestar los dichos del "Momo".