Aunque Cambiemos se jacta de querer mejorarla, la educación está a punto de sufrir un grave retroceso. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere convertir a los alumnos secundarios en mano de obra gratuita por medio de un programa de pasantías ad-hoc de las compañías. Por el rechazo estudiantil se tomaron 17 colegios y la Justicia exhortó al Ejecutivo porteño a abrir el debate con los alumnos.

El plan que busca implementar la ministra de Educación, Soledad Acuña, llamado Escuelas del Futuro, es la segunda fase del programa Nueva Escuela Secundaria (NES), que arrancó hace cuatro años. La novedad consiste en moldear a los menores de acuerdo a las necesidades laborales de las grandes corporaciones.

Además, propone incluir la figura de “tutores facilitadores” en lugar de profesores en el quinto año, quienes deberán “acompañar” a los menores en su aprendizaje autónomo. De acuerdo a los propios docentes, esto precariza aún más el trabajo y atenta contra la pedagogía, que exige un aprendizaje bidireccional entre los estudiantes y los educadores. El objetivo final es imponer el “emprendedurismo” y la meritocracia, que promueve el individualismo.

Consultada por La Nación por los cuestionamientos de los centros de estudiantes y docentes de la precarización laboral encubierta, Acuña respondió que “ese temor es falta de información”, aunque no negó la transformación de la escuela en fuente de mano de obra barata con ningún argumento.

Para intentar forzar el cese de las tomas, desde el ministerio se repartió por correo un instructivo que obliga a los directivos a denunciar penalmente a los estudiantes. Al menos cinco instituciones aplicaron en la última semana la ordenanza, lo que pone en riesgo de imputación penal a los menores. El documento fue el mismo que había impuesto el entonces titular de la cartera porteña Esteban Bullrich, declarado inconstitucional por la Justicia Contencioso Administrativa en 2012.

LEER MÁS: Bullrich creó el protocolo para criminalizar estudiantes que ahora aplica la Ciudad

Por esto, el martes los asesores tutelares Mabel López Oliva y Gustavo Moreno presentaron una medida cautelar para darlo de baja nuevamente. Ante un pedido de conexidad, hoy el amparo pasó a manos del Juzgado 4, a cargo de Elena Liberatori, quien había anulado el anterior.

Adicional a esto, Moreno le remitió un oficio al ministerio de Acuña para que brinde detalles sobre la “Escuela del Futuro” que quiere instaurar en las secundarias, ante la escasa información oficial. En 10 días, la Dirección General de Coordinación Legal dependiente de la cartera deberá clarificar en qué consiste la reforma e indicar pilares claves de la transformación educativa: si expertos brindaron dictámenes pedagógicos para la elaboración y el diseño del modelo; y si existen ejemplos de países o jurisdicciones donde su aplicación generó una mejora para los adolescentes.

Más importante aún, exhortó a que la cartera responda si tanto los docentes como los alumnos participaron en la elaboración del proyecto. La imposición de la precarización sin debate alguno es el principal reclamo de los centros de estudiantes, los actores directamente afectados por la reforma.

LEER MÁS: Presentaron un amparo contra el protocolo para denunciar estudiantes

En esta nota