El Senado aprobó a fines de noviembre pasado, por unanimidad, un proyecto de ley que pone límites a las comisiones y a los reajustes que cobran las inmobiliarias en los alquileres, que deberán ser anuales, y se extiende a tres años el plazo mínimo de los contratos.

La iniciativa, que plantea modificaciones al Código Civil y Comercial en lo que respecta a los alquileres, fue aprobada conjuntamente con un paquete de otras iniciativas con 63 votos a favor, y girado a la Cámara de Diputados.

De acuerdo con el articulado, cuando el inmueble sea alquilado para vivienda, "no puede requerirse del locatario el pago de alquileres anticipados por períodos mayores a un mes" y tampoco "depósitos de garantía o exigencias asimilables por cantidad mayor del importe equivalente a un mes de alquiler".

Además, señala que el plazo mínimo de los contratos de alquiler deberá ser de tres años y no de dos, como ocurre actualmente, y establece que el precio "sólo podrá ser reajustado anualmente", a diferencia del ajuste semestral que empezaron a aplicar las inmobiliarias en el último año.

Sobre este punto, se fija que el ajuste anual deberá hacerse en base a la evolución de los índices de precios al consumidor (IPC) y al coeficiente de variación salarial (CVS), "promediados en partes iguales".

Otro aspecto que contempla es algo que rige actualmente pero no se cumple: 60 días antes de la finalización del contrato, se deben sentar el propietario con el inquilino para negociar lascondiciones para el nuevo contrato.

El proyecto fue elaborado por la senadora del Frente para la Victoria Silvina García Larraburu, con el objetivo de "mejorar las condiciones de los contratos de alquiler con destino habitacional y evitar abusos".

Este texto fue respaldado por las asociaciones de inquilinos, pero disgustó al gobierno de Mauricio Macri, más específicamente al Ejecutivo, quien ordenó redactar un nuevo texto para hacerle frente al que ya cuenta con media sanción, impulsado por el kirchnerismo.

La iniciativa del Gobierno, que terminó de redactar esta semana y fue publicada por el canal del diario La Nación, contempla varios cambios. Según el matutino, podría tratarse la semana próxima en comisión.

El proyecto de Cambiemos

Entre las modificaciones, se dividirá entre alquileres comerciales y los de vivienda.

Se impondrá el alquiler social, considerando los casos en que a los inquilinos les resulta más caro alquilar en una zona de emergencia que en el perímetro de la Ciudad. Para estos, se proveerá de seguros de caución.

Se fomentará la oferta y, para ello, Macri planea impulsar una desgravación impositiva para quienes construyan viviendas para alquiler. No obstante, se le exigirá que ese inmueble se rente por no menos de cinco años.

Y en cuanto al ajuste anual que plantea el proyecto aprobado por el Senado, que contempla un promedio de dos índices, el del Ejecutivo quiere que se ajuste sólo en base al coeficiente salarial.

En esta nota